Presidente Kimball corrigió a Profesional que Tomó el Nombre de Dios en Vano



Mientras estaba bajo anestesia por una cirugía de garganta, el presidente Kimball corrige gentilmente a un asistente que tomó el nombre de Dios en vano.

En la década de 1970, el presidente Spencer Kimball tuvo que someterse a una cirugía. 

Mientras el presidente Kimball estaba bajo anestesia quirúrgica, un joven ayudante lo empujaba por el pasillo del hospital. 

Mientras el joven paramédico empujaba la cama llevando al profeta a través de la puerta, accidentalmente rompió su dedo entre el marco de metal de la puerta y el marco de metal de la cama. 



Enojado y dolorido, el ordenanza tomó el nombre de Jesucristo en vano. 

Todavía drogado y medio inconsciente, el profeta abrió los ojos y se las arregló para reprender suavemente al paramédico al decirle: "Joven, por favor no diga eso. Es mi mejor amigo. Lo amo más que a nada en este mundo". Después de que el joven se calmara solo, respondió en voz baja, "No debería haber dicho eso. Lo siento".

Hay más historias ejemplares del Presidente Kimball.
Te invitamos a leer: "Spencer W. Kimball ayudó a una madre Embarazada en el Aeropuerto"



Comparte mediante los botones y comenta con Facebook más abajo

Hernán Felipe Toledo

MBA, Ingeniero, viajero, creador de comunidades y amante de difundir inspiración. Actualmente sirve en una Presidencia de Estaca.

Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto