Esta Autoridad General Encontró el Evangelio aún cuando Su Madre lo quiso Impedir




El presidente Thomas S. Monson ofreció este sabio e intemporal consejo a cualquier Santo de los Últimos Días que se sienta un poco abrumado con un llamado o tarea de la Iglesia: "Recuerda, a quien llama el Señor, el Señor califica".

El élder Rubén V. Alliaud sabe que el presidente Monson estaba diciendo la verdad.

Cuando el recién llamado Setenta Autoridad General tenía solo 16 o 17 años, y era un recién converso a la Iglesia, fue llamado a cumplir con varios llamamientos exigentes en su rama.

Mirando hacia atrás, se da cuenta de que esas tareas probablemente estaban más allá de su capacidad. Pero nunca estuvo solo en el servicio de la Iglesia. Sabía que el Señor lo había llamado a través de su líder local del sacerdocio.

Mientras tanto, el deseo de servir del joven Rubén lo calificó para el llamamiento.

"El presidente de mi rama me dio llamamientos que normalmente no le darías a un adolescente", dijo. "Pero eso significaba que nunca podría faltar a la Iglesia. Creo que no fui a la Iglesia solo una vez desde que me bauticé hasta que fui a mi misión".

Ahora con 53 años, el élder Alliaud está seguro de que el Señor lo conoce y quiere que disfrute de las bendiciones completas del Evangelio restaurado.

Tenía 14 años cuando salió de casa para vivir con su tío Manuel en los Estados Unidos. El élder Alliaud dijo que durante esos años de adolescencia había estado desarrollando un “espíritu rebelde”. Su padre, Rubén Reynaldo Alliaud, había muerto poco antes.

Entonces su madre, Maria Alliaud, envió a su hijo a Houston, Texas, para estar con su hermano, Manuel Bustos, y su familia.

Ella  le impuso una condición a su hermano menor en EEUU: "no compartir sus creencias sobre los Santos de los Últimos Días con su hijo católico". El tío Manuel estuvo de acuerdo.

Pero el espíritu del evangelio se comunicaba con el adolescente que luchaba de otras maneras. Observó las muchas maneras en que la Iglesia unía a la familia Bustos.

Las estanterías en el dormitorio de invitados de Rubén contenían cientos de copias del Libro de Mormón. Curioso, sacó una copia en español y descubrió la promesa de Moroni ubicada al frente del libro. A través de sus palabras, el antiguo profeta le aseguró al joven que podía saber que el Libro de Mormón era verdadero a través de la oración.

"Esa promesa me conmovió de una manera extraña, quería leer el libro", dijo.

Rubén tomó en serio la promesa de Moroni y oró para saber si el Libro de Mormón era verdadero. Recibió una respuesta afirmativa antes de decirle a su tío sorprendido que quería ser bautizado.

En honor a su acuerdo, el tío Manuel no discutió el evangelio. En cambio, inmediatamente envió a Rubén de regreso a Argentina, donde podría recibir el permiso de su madre para unirse a la Iglesia. Pronto fue bautizado, pero solo después de una "entrevista bautismal" con su madre. Quería estar segura de que su hijo estaba "todo implicado" en su compromiso con el evangelio restaurado.

Con la ayuda del Señor, comenzó a cumplir una serie de desafiantes llamamientos de la Iglesia. Pero también deseaba pertenecer a una rama con más jóvenes de su edad.

"Así que llamé a la puerta del presidente de mi rama y dije: 'Presidente, estoy aquí solo, no hay jóvenes aquí'".

El presidente de la rama ofreció una solución simple antes de cerrar la puerta: "Bueno, ve a buscarlos".

Así que se propuso encontrar jóvenes para que se unieran a él en la Iglesia, llevando primero a sus amigos. También aseguró una lista de los jóvenes menos activos en su barrio y se puso en contacto con ellos, invitándolos a regresar a la Iglesia.

El joven Rubén aprendió pronto que las bendiciones a menudo siguen al trabajo duro y al esfuerzo personal. También llegó a valorar a los líderes amorosos que lo ministraron y lo ayudaron a crecer como hombre y poseedor del sacerdocio. Esas enseñanzas le servirían bien cuando abandonara Argentina en 1986 para cumplir una misión de tiempo completo en Uruguay.

“La misión fue como una escuela que marcó el patrón de mi vida; Fue todo para mí", dijo.

Una joven uruguaya llamada Fabiana Bennett Lamas pertenecía a uno de los barrios asignados al élder Alliaud. Ella lo admiraba desde la distancia, incluso escribiendo en su diario los principios que él había enseñado durante los mensajes de la reunión sacramental. Invitó a sus amigos no miembros a las clases de la Escuela Dominical que estaba enseñando el élder.

"Era un excelente misionero", recordó. “Todos lo amaban: los niños, los adultos, las personas mayores... Sabía que este era el tipo de persona con la que esperaba casarme algún día".

Sin embargo, nunca imaginó volver a ver al argentino después de que él completara su misión.

Tres años después, Rubén regresó a Montevideo. Fabiana se sorprendió gratamente cuando se presentó en su barrio un domingo.

"No podía creerlo, y él se acordó de mí", dijo riendo.

El élder Alliaud estaba saliendo con varias mujeres jóvenes en ese momento. Estaba ocupado estableciendo su carrera legal y recuerda tener la esperanza de encontrar a la persona adecuada y formar una familia propia. Pero él no lo había hecho una cuestión de oración. Entonces, tal como lo había hecho años antes al estudiar el Libro de Mormón, le pidió orientación al Señor.

La imagen de la joven uruguaya entró en su mente.

Organizó un viaje familiar para regresar a su país de misión donde formalmente, y algo nervioso, se presentó nuevamente a Fabiana. Pasaron tiempo juntos y se dieron cuenta de que encajaban bien. Durante una visita a la playa, él le dio un beso y le pidió que fuera su esposa.

Rubén y Fabiana se casaron el 17 de diciembre de 1992 en el Templo de Buenos Aires, Argentina. Los Alliauds criaron a seis hijos en la ciudad capital donde el élder Alliaud ejerció el derecho y, juntos, sirvieron en la Iglesia. Los dos sirvieron como compañeros misioneros cuando presidió la Misión Argentina Córdoba.

Los Alliaud se sienten a la vez humildes y emocionados de servir ahora junto a los Santos de los Últimos Días en todas partes del mundo.

Planean compartir un consejo probado y verdadero con todos los que se encuentren.

“Presten atención a lo que dice el profeta”, dijo el élder Alliaud. “No hay mensaje más importante que mirar al profeta y a la Primera Presidencia en busca de dirección. Vivimos en un mundo complicado, y los profetas están recibiendo revelaciones del Señor para guiarnos".

La paz y la alegría, agregó la Hermana Alliaud, se encuentran “al mirar al Salvador y seguir Sus palabras de cualquier manera posible."

Fuente ChurchNews


Esta Autoridad General Encontró el Evangelio aún cuando Su Madre lo quiso Impedir Esta Autoridad General Encontró el Evangelio aún cuando Su Madre lo quiso Impedir Reviewed by Hernán Felipe Toledo on 10:40:00 Rating: 5

Comenta con Facebook aquí:

(Tarda unos segundos. Puedes comentar con Blogger/Gmail o anónimo más abajo)

1 comentario:

Con tecnología de Blogger.