¿Cuanta Generosidad Espera Dios de Nosotros? ¿Hasta cuanto dar?



El barrio de Corinto era un barrio mixto. Corinto era una ciudad internacional. Próspera. Urbana. Diversa. Religiosamente mezclada. Los extremos de riqueza y pobreza existían lado a lado con extremos de logro educativo y experiencia de vida regular.

Desde lejos, Pablo trabajó a través de la escritura persuasiva para mantener el barrio de los Corintios unificado, intacto y avanzando en fe y fidelidad.

Pablo abordó muchas necesidades con las que luchó el barrio de Corinto: orgullo, idolatría, sufrimiento, falsos maestros, pecaminosidad, generosidad.

Hablaré brevemente sobre el poder de refinamiento de la generosidad, tomando de referente las palabras de Pablo en 2 Corintios 9:6-15.

La generosidad trae consigo las bendiciones del cielo
A lo largo de la historia humana, gran parte de la humanidad ha adoptado una mentalidad de "pastel fijo". Esta mentalidad cree cosas como "hay una cantidad fija y limitada de recursos y oportunidades" y "si alguien más gana, debo perder".

Estas ideas falsas conducen a la competencia destructiva, el orgullo, la ira, la codicia y el abandono desenfrenado de la virtud y el amor.

Los estudiosos modernos han notado que la tasa de violencia humana ha estado disminuyendo constantemente. De hecho, los siglos XX y XXI fueron los tiempos menos violentos en toda la historia humana, sobre una base per cápita.

¿Por qué?

La generosidad y la mentalidad de abundancia.

Cuando adoptamos una mentalidad de abundancia, recurrimos a la colaboración con otros. Cuando somos generosos con nuestro tiempo, talentos y recursos, todos prosperan. Todos se benefician.

De hecho, la economía mundial se ha expandido y multiplicado muchas veces en los últimos siglos hasta el punto de que miles de millones de personas en el mundo viven vidas que los ricos de los siglos pasados ​​sólo podrían haber soñado.

Incluso en el corto lapso de cuarenta años, la adopción de China de los mercados capitalistas ha sacado a más de 500 millones de personas de la pobreza.

Pablo tenía razón cuando dijo:

"Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra en abundancia, en abundancia también segará...Y el que da semilla al que siembra, también dará pan para comer, y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia” 
(2 Corintios 9: 6, 10.)

¿Qué sucede cuando acumulamos todos nuestros recursos para nosotros? ¿Qué sucede cuando consumimos nuestro cultivo de semillas en lugar de ponerlo a disposición para futuras plantaciones? El crecimiento se ve comprometido, la economía se contrae y todos somos empobrecidos.

El poder amplificador de dar generosamente
El rey Benjamín habló del poder amplificador de las donaciones generosas,

“Y he aquí, todo cuanto él os requiere es que guardéis sus mandamientos; y os ha prometido que si guardáis sus mandamientos, prosperaréis en la tierra; y él nunca varía de lo que ha dicho; por lo tanto, si guardáis sus mandamientos, él os bendice y os hace prosperar”(Mosíah 2:22)

El retener una remisión de pecados a través de la generosidad
De hecho, si buscamos retener una remisión de nuestros pecados, para mantener nuestro acceso a la expiación, se nos ordena ser generosos con los demás.

"Y ahora bien, si Dios, que os ha creado, de quien dependéis por vuestras vidas y por todo lo que tenéis y sois, os concede cuanta cosa justa le pedís con fe, creyendo que recibiréis, ¡oh cómo debéis entonces impartiros el uno al otro de vuestros bienes!

"Y si juzgáis al hombre que os pide de vuestros bienes para no perecer, y lo condenáis, cuánto más justa será vuestra condenación por haberle negado vuestros bienes, los cuales no os pertenecen a vosotros sino a Dios, a quien también vuestra vida pertenece; y con todo, ninguna petición hacéis, ni os arrepentís de lo que habéis hecho.

"Y ahora bien, por causa de estas cosas que os he hablado —es decir, a fin de retener la remisión de vuestros pecados de día en día, para que andéis sin culpa ante Dios— quisiera que de vuestros bienes dieseis al pobre, cada cual según lo que tuviere, tal como alimentar al hambriento, vestir al desnudo, visitar al enfermo, y ministrar para su alivio, tanto espiritual como temporalmente, según sus necesidades". (Mosíah 4:21 -22, 26)

Una de las formas más rápidas, poderosas y gratuitas de ser generoso es mostrar aprecio a los demás.

Jesús, el generoso
En última instancia, la persona más generosa que haya caminado sobre la tierra es Jesucristo. Piénsalo. Lo dio todo, su propia vida. ¿Y qué ganó Él al dar?

Todo.

Y no sólo para sí mismo.

Al dar todo con total generosidad, Jesús ganó las eternidades para Él y para todos nosotros, si estamos dispuestos a seguir Su camino del convenio.

Escrito por Taylor Halverson




¿Cuanta Generosidad Espera Dios de Nosotros? ¿Hasta cuanto dar? ¿Cuanta Generosidad Espera Dios de Nosotros? ¿Hasta cuanto dar? Reviewed by camila meza on 20:31:00 Rating: 5

Comenta con Facebook aquí:

(Tarda unos segundos. Puedes comentar con Blogger/Gmail o anónimo más abajo)

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.