Lo que dijo el Presidente Russell M. Nelson respecto a la Segunda Venida de Jesucristo





Por el Presidente Russell M. Nelson
(Mensaje Más Reciente del Profeta este mes)

Hoy en día, la obra del Señor en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días avanza a paso acelerado. La Iglesia tendrá un futuro sin precedentes e incomparable. “Cosas que ojo no vio, ni oído oyó […] son las que Dios ha preparado para aquellos que le aman” (1 Corintios 2:9; véase también Doctrina y Convenios 76:10).

Recuerden que la plenitud del ministerio de Cristo yace en el futuro. Las profecías de Su segunda venida aún deben cumplirse. Nos estamos preparando para el punto culminante de esta última dispensación, cuando la segunda venida del Salvador se haga realidad.

Un preludio necesario para esa Segunda Venida es el recogimiento tan esperado del Israel disperso (véase 1 Nefi 15:18; véase también la portada del Libro de Mormón). Esa doctrina del recogimiento es una de las importantes enseñanzas de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. El Señor ha declarado: “Os doy una señal […] que recogeré a mi pueblo de su larga dispersión, oh casa de Israel, y estableceré otra vez entre ellos mi Sion” (3 Nefi 21:1).

No solo enseñamos esa doctrina, sino que tomamos parte en ella. Participamos al ayudar a congregar a los escogidos del Señor en ambos lados del velo. Como parte del destino planeado de la tierra y sus habitantes, debe redimirse a nuestros antepasados fallecidos (véase Doctrina y Convenios 128:15). De manera misericordiosa, la invitación a “venir a Cristo” (Jacob 1:7; Moroni 10:32; Doctrina y Convenios 20:59) también puede hacerse a los que han muerto sin el conocimiento del Evangelio (véase Doctrina y Convenios 137:6–8). No obstante, parte de la preparación de ellos requiere los esfuerzos terrenales de otras personas. Recogemos datos para los cuadros genealógicos, preparamos registros de grupo familiar y efectuamos vicariamente la obra del templo a fin de recoger a las personas para el Señor y reunirlas con sus familias (véanse 1 Corintios 15:29; 1 Pedro 4:6).

Las familias se han de sellar juntas por toda la eternidad (véanse Doctrina y Convenios 2:2–3; 49:17; 138:48; José Smith—Historia 1:39). Se ha de forjar un eslabón conexivo entre padres e hijos. En nuestro tiempo, es necesario que se lleve a cabo una unión entera, completa y perfecta de todas las dispensaciones, llaves y poderes (véase Doctrina y Convenios 128:18). Los santos templos ahora llenan la tierra para esos sagrados propósitos. Vuelvo a hacer hincapié en que la construcción de esos templos tal vez no cambie la vida de ustedes, pero el tiempo que pasen en el templo de seguro lo hará.

Se acerca el tiempo en el que los que no obedezcan al Señor serán separados de los que sí lo hagan (véase Doctrina y Convenios 86:1–7). Nuestra protección más segura es seguir siendo dignos de entrar en Su santa casa. El obsequio más grande que podrían darle al Señor es mantenerse sin mancha del mundo, dignos de asistir a Su santa casa. Lo que Él les obsequiará será la paz y la seguridad de saber que son dignos de comparecer ante Él, cuando sea que llegue el momento.

Además de la obra del templo, la salida a luz del Libro de Mormón es una señal para el mundo entero de que el Señor ha comenzado a recoger a Israel y a cumplir los convenios que hizo con Abraham, Isaac y Jacob (véanse Génesis 12:2–3; 3 Nefi 21; 29). El Libro de Mormón declara la doctrina del recogimiento (véase, por ejemplo, 1 Nefi 10:14). Motiva a las personas a aprender acerca de Jesucristo, a creer en Su evangelio y a unirse a Su Iglesia. De hecho, si no existiera el Libro de Mormón, la promesa del recogimiento de Israel no sucedería.

La obra misional es también crucial para ese recogimiento. Los siervos del Señor salen a proclamar la Restauración. En muchas naciones, nuestros miembros y misioneros han buscado a los del Israel disperso; los han cazado por “las cavernas de los peñascos” (Jeremías 16:16); y los han pescado, como en los tiempos antiguos.

La obra misional conecta a las personas al convenio que el Señor hizo con Abraham en la antigüedad:
“… serás una bendición para tu descendencia después de ti, para que en sus manos lleven este ministerio y sacerdocio a todas las naciones.
“Y las bendeciré mediante tu nombre; pues cuantos reciban este evangelio serán llamados por tu nombre; y serán considerados tu descendencia, y se levantarán y te bendecirán como padre de ellos” (Abraham 2:9–10).
La obra misional es solo el comienzo de la bendición. El cumplimiento, la consumación de esas bendiciones se produce cuando aquellos que han entrado en las aguas del bautismo perfeccionan su vida hasta el punto de poder entrar en el santo templo. Recibir la investidura allí sella a los miembros de la Iglesia al convenio de Abraham.

La opción de venir a Cristo no depende del lugar donde se viva, sino que es un asunto de compromiso individual. Todos los miembros de la Iglesia tienen acceso a la doctrina, las ordenanzas, las llaves del sacerdocio y las bendiciones del Evangelio, independientemente de dónde se encuentren. Las personas pueden “[ser llevadas] al conocimiento del Señor” (véase 3 Nefi 20:13] sin dejar su patria.

Cierto es que, en los primeros días de la Iglesia, la conversión solía comprender también la emigración, pero en la actualidad, el recogimiento se lleva a cabo en cada nación. El Señor ha decretado el establecimiento de Sion (véanse Doctrina y Convenios 6:6; 11:6; 12:6; 14:6) en cada lugar donde Él ha dado a Sus santos su nacimiento y nacionalidad. El lugar de recogimiento de los santos brasileños es Brasil; el lugar de recogimiento de los santos nigerianos es Nigeria; el lugar de recogimiento de los santos coreanos es Corea. Sion es “los puros de corazón” (Doctrina y Convenios 97:21); es cualquier lugar donde haya santos justos.

La seguridad espiritual siempre dependerá de cómo se viva y no de dónde se viva. Prometo que si nos esforzamos por ejercer fe en Jesucristo y accedemos al poder de Su expiación por medio del arrepentimiento, tendremos el conocimiento y el poder de Dios para ayudarnos a llevar las bendiciones del evangelio restaurado de Jesucristo a toda nación, tribu, lengua y pueblo, y para preparar al mundo para la segunda venida del Señor.

La Segunda Venida

El Señor regresará a la tierra que santificó mediante la misión que allí efectuó en la vida terrenal. Triunfante, vendrá de nuevo a Jerusalén. En vestiduras reales de color rojo para simbolizar Su sangre, la cual brotó de cada poro, regresará a la Ciudad Santa (véase Doctrina y Convenios 133:46–48). Allí y en todas partes “se manifestará la gloria de Jehová, y toda carne juntamente la verá” (Isaías 40:5; véase también Doctrina y Convenios 101:23). “… se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz” (Isaías 9:6).


Gobernará desde dos capitales mundiales: una en la antigua Jerusalén (véase Zacarías 14) y la otra en la Nueva Jerusalén “edificada sobre el continente americano” (Artículos de Fe 1:10). Desde esos centros, dirigirá los asuntos de Su Iglesia y reino. Aún se construirá otro templo en Jerusalén. Desde ese templo, Él reinará por siempre como Señor de señores. El agua brotará de debajo del templo; las aguas del Mar Muerto serán sanadas (véase Ezequiel 47:1–8).

En ese día, tendrá nuevos títulos y estará rodeado de santos especiales. Será conocido como “Señor de señores y Rey de reyes, y los que est[én] con Él s[erán] llamados, y elegidos y fieles” (Apocalipsis 17:14) a la confianza que se depositó en ellos en la vida terrenal. Entonces Él “reinará para siempre jamás” (Apocalipsis 11:15).

La tierra volverá a su estado paradisíaco y será renovada. Habrá un cielo nuevo y una tierra nueva (véanse Apocalipsis 21:1; Éter 13:9; Doctrina y Convenios 29:23–24).

Es nuestra comisión, es nuestro privilegio, ayudar a preparar al mundo para ese día.

Ver también: "Breve Reportaje del Profeta da fe de su ministerio"
Te interesará: "Por Qué se Cambió el Ayuno de Jueves a Domingo"

Fuente: Mensaje publicado este mes en la Web Oficial de la Iglesia: ChurchofJesusChrist.org
Lo que dijo el Presidente Russell M. Nelson respecto a la Segunda Venida de Jesucristo Lo que dijo el Presidente Russell M. Nelson respecto a la Segunda Venida de Jesucristo Reviewed by Hernán Felipe Toledo on 18:39:00 Rating: 5

Comenta con Facebook aquí:

(Tarda unos segundos. Puedes comentar con Blogger/Gmail o anónimo más abajo)

2 comentarios:

  1. Hay alguien que se atreva a dudar de la versidad de la Iglesia? Es la única con un profeta vidente y revelador que hace la voluntad del padre y su Hijo nuestro amado Salvador para dirigir en esta tierra.

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.