Misioneros Retornados Cuentan Cómo Afrontaron los Cambios en sus Misiones por COVID-19


Cómo el COVID-19 está afectando a la fuerza misional de la Iglesia ...

En los próximos años, cuando los hijos de Cody Myers le pregunten sobre su servicio misional durante la pandemia de COVID-19, él ya sabe lo que les dirá.

"Tuve la misión más corta, pero la mejor misión", dijo Myers.

La misión de tiempo completo del residente de Parma, Idaho, para La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días duró poco menos de un mes, del 26 de febrero al 23 de marzo, con tres semanas en el Centro de Capacitación Misional y una semana en la Misión Washington Vancouver, donde experimentó "tres pequeños momentos milagrosos".

El día después de que Myers llegó a Washington, el joven misionero se enteró de que debido a una condición de salud menor en medio de la propagación de COVID-19, sería contado entre muchos misioneros enviados a casa y relevados.

Inicialmente se sorprendió y entristeció por la noticia, luego la reconoció como una bendición. El año anterior, su madre había sufrido un derrame cerebral y necesitaba cuidados especiales. Antes de recibir su llamamiento de misión, Myers se preguntó si debería dejar a su madre y su familia en esas circunstancias. Ahora estaba claro lo que el Señor quería que hiciera.

"Creo que el Señor quería probar mi fe", dijo. "Ahora me ha enviado a casa para ayudar a cuidar a mi madre".

Pero antes de irse a casa, Myers y su compañero, el élder Jace Rosenhan, de Midvale, Utah, que también se dirigía a casa, "pusieron toda su alma" en el trabajo.

Fueron asignados a trabajar con el élder Jacob Olsen, de Garland, Utah, y algunos otros misioneros durante la semana.

En ese momento, Olsen estaba desconsolado por la noticia de que su misión sería tres meses más corta de lo esperado. Derramó lágrimas en oración por lo que el tiempo que le faltaría. Luego conoció a los élderes Myers y Rosenhan, y su perspectiva cambió.

"Sabiendo que solo tendrían una semana en el campo misional, sentí una gran urgencia de hacer mi parte para brindarles experiencias y oportunidades únicas para los misioneros de tiempo completo", dijo Olsen. "Quería ayudarlos a tener experiencias que impactarían sus vidas para siempre".

El día antes de que se suspendiera la obra misionera normal, Olsen y Myers salieron a la calle a contactar juntos. Hicieron una oración en un rincón tranquilo pidiendo ayuda divina, luego hablaron con cinco personas, incluido un estudiante universitario que aceptó una copia del Libro de Mormón y quería aprender más. Más tarde, Myers dio una bendición del sacerdocio a un miembro inactivo y tuvo una experiencia poderosa enseñando a un nuevo converso sobre la oración. Esos fueron sus "tres pequeños momentos milagrosos", dijo.

"Dios definitivamente quería esta semana que yo estuviera aquí para ser algo que pueda recordar", dijo Myers. "Toda mi experiencia en la misión llevó mi fe a un nivel superior".

Cualquier sentimiento de autocompasión de Olsen fue reemplazado por sentimientos de gratitud por la experiencia única. Se va a casa antes de lo que esperaba, pero la Misión Washington Vancouver siempre representará algo sagrado para él, dijo.

"Durante el resto de mi vida, creo que será difícil responder la pregunta," ¿Quién es tu héroe? Sin decir los nombres de élder Myers y élder Rosenhan", dijo. "¡Son mis héroes!"

Miembros y misioneros

                                           Joi Dalton was called to serve in the Taiwan Taipei Mission.



En mi misión, no se nos permitía salir a tocar o tocar puertas debido al virus. Pero esto nos permitió centrarnos en algunas de las personas más importantes en la obra misional: los miembros. Nos acercamos más a estas relaciones y les ayudamos a desarrollar su propia fe y esperanza de difundir el evangelio a otros a través de sus propios rasgos personales e individuales y dones espirituales. Trabajar de esta manera fortaleció mi testimonio de que los misioneros y los miembros que trabajan juntos son la mejor y más efectiva manera de hacer la obra misional. Realmente aprendí a confiar en el Señor que si hacía lo mejor que podía, Él haría el resto y que el trabajo podría y progresará.

- Joi Dalton, Misión Taiwán Taipei, del Distrito 14 de Edgemont, Estaca Provo, Edgemont, Utah


Una experiencia de humildad

Estaba sirviendo por siete meses cuando recibí la llamada telefónica de que me iba a casa esa semana. Estaba devastado por decir lo menos. ¡Sentí que apenas estaba aprendiendo el idioma español! ¡La misión estuvo llena de experiencias increíbles! ... Después de regresar a casa, rápidamente me di cuenta de lo equivocado que estaba al enojarme, porque Dios está en control de todo esto y tiene "toda sabiduría y todo poder" (Mosíah 4: 9). Vi que mi progreso no se había detenido sino que estaba mejorando inmensamente en el aspecto espiritual. Llegar a casa temprano ha sido la experiencia más humilde que he tenido. He podido aprender a compartir el evangelio de tantas maneras que nunca creí posible. Él vela por cada uno de nosotros en cada circunstancia en la que podemos estar, y si "nos acercamos a [Él], [Él] se acercará a [nosotros]". (Doctrina y Convenios 88:63) ¡El trabajo aún continúa! ¡Él nos ama!


- Park Kendrick Bolos, Misión México Cancún, del Barrio Fair Grove, Estaca Kanesville, Utah

Caótico pero organizado

Estuve fuera por al menos ocho meses ... desafortunadamente debido a que el COVID-19 se extendió rápidamente en el mundo, y al cierre de las fronteras de Madagascar, ¡los misioneros fueron evacuados del país en menos de 36 horas! Con un tiempo limitado para sacarnos a todos, no pudimos decir adiós a los miembros de la Iglesia, incluidas a todas las personas a las que hemos enseñado y que hemos llegado a amar. Lo que fue, por mucho, el evento más emotivo, caótico y organizado que he experimentado.


En general, mi experiencia de misión, aunque corta, ¡fue una humilde experiencia, emocionante y reveladora! [Aprendí] mucho sobre todos los aspectos de la vida. Sobre todo, comienzas a encontrarte en medio de servir a los demás, y ni siquiera lo estabas buscando. Durante estas incertidumbres, he aprendido a confiar en Dios en situaciones que no podemos controlar.

                           Richard Espino Jr. was called to serve in the Madagascar Antananarivo Mission.

- Richard Espino Jr., Misión Antananarivo de Madagascar, del Barrio Belmead, Estaca Edmonton Alberta North

Luchando por mantener el Espíritu Santo

Estuve en el campo solo durante aproximadamente cuatro meses cuando casi a diario tuvimos cambios drásticos que afectaron nuestro trabajo. No se nos permitía saludar a la gente de la manera habitual, no se nos permitía comer en las casas de los miembros y no se nos permitía ir a la iglesia. Finalmente, nos enviaron a casa. ... El mes pasado en casa ha sido difícil ... pero he aprendido la importancia de escuchar las palabras de Dios a través de los profetas. Aunque puedo estar combatiendo con el estar en casa, aprendí la importancia de luchar por mantener el Espíritu Santo con cada uno de nosotros constantemente. Aprendí que aunque no sea apartado como misionero, aún puedo hacer el trabajo de otras maneras.

- Moroni-Byron Koani’kula Kuúmaka’kapuna Adolpho, Misión Brasil Maceió, del Barrio Hauula 3rd, Estaca Laie Hawaii

Priorizando la comunicación

Lo que aprendí estando en cuarentena y siendo enviada a casa y relevada de mi misión provino de una charla del presidente Thomas S. Monson. Dice lo siguiente: “¿Qué tan lejos está el cielo? No está muy lejos. Cuando vives cerca de Dios, es justo donde estás ".

Antes de leer esto, acabábamos de entrar en cuarentena a mediados de febrero y estaba muy desanimada y me sentía muy sola. Estaba en luchando con la obra misional, y para hacerlo más difícil, ahora tenía que hacerlo desde el departamento. Después de leer esa cita, supe que tenía que mirar al Todopoderoso y buscar las respuestas que anhelaba. No importaba dónde estaba, quería mantener la sensación de estar cerca de mi Padre Celestial. Me esforcé por sentir el cielo a mi alrededor manteniendo pensamientos, palabras y acciones saludables y comunicándome con Dios cada segundo que podía.

                              Denali Gerber was called to serve in the Thailand Bangkok Mission.

Durante la quinta semana de ... cuarentena, descubrí que me iba a casa, y aunque fue muy difícil de procesar, sé que fue más fácil con mi Padre Celestial conociendo mis pensamientos y deseos. Él sabe cómo se siente mi corazón y estuvo allí conmigo todo el tiempo. Me alegra haber hecho de mis comunicaciones con Él una prioridad en estos tiempos y dejar que se convierta en parte de todo lo que hago todos los días. Quiero mantenerlo así por el resto de mi vida.

- Denali Renee Gerber, Tailandia Bangkok Misión, Island Park Ward, Estaca Ashton, Idaho

Compartiendo con la familia


Con el permiso de [mi presidente de misión], he podido compartir un mensaje con mi familia (no son miembros). También he llegado a saber que esta es una manera en que Dios ha preparado a las personas para aceptar su Evangelio y aplicarlo en sus vidas. He sabido que las personas suavizan y humillan sus corazones. Las familias están más unidas en casa, [con] mucho tiempo para compartir como familia. ¿Cuán maravilloso es eso? Más tiempo para que las familias estudien la palabra de Dios, especialmente el Libro de Mormón.


- George Wellington Wolfgramm, Misión Micronesia Guam, del Barrio Nakolo, Estaca Nuku’alofa Halaliku, Tonga 

Más tiempo


La verdad es que siempre dije que me gustaría tener más tiempo para leer, y ahora el Señor me lo ha permitido. Leí todo "Jesús el Cristo" y la historia de la Iglesia. Tengo más tiempo para meditar, orar y estar en armonía con el Espíritu. ¡Ahora puedo buscar más revelación personal y, aparte de la obra misional, seguimos siendo representantes de Jesucristo! Gracias a la tecnología, la obra no se detiene. Por medio de mensajes o videos que tenemos los misioneros (e incluso si no tenemos una tableta o Internet), ¡continuamos enviando mensajes de texto y llamando a las personas que están progresando, alentándolos con himnos o escrituras! Puedo testificar que la obra del Señor no termina hasta que el gran Jehová diga que la obra está terminada; Testifico porque lo sé.

                                              Carlos Miquel Villar Méndez was called to serve in the El Salvador Santa Ana Mission.

- Carlos Miquel Villar Méndez, Misión El Salvador Santa Ana, del Barrio El Tejar, Estaca Bucaramanga, Colombia

El señor está a cargo



Debido a la crisis de COVID-19, mi compañero y yo tuvimos que tomar el último vuelo para salir de la isla de Tubuai, donde había estado durante cinco meses... Durante el mes de encierro, pude ver la importancia de una palabra amable o mensaje de texto en estos tiempos. Pudimos continuar el trabajo simplemente enviando textos edificantes o versículos de las Escrituras a los miembros y amigos de la Iglesia, incluso a cientos de kilómetros de ellos. Unas semanas más tarde, tomé un vuelo chárter junto con la mayor parte de la misión de regreso de Tahití a los Estados Unidos. Aunque esta situación fue extremadamente triste y no puedo esperar para volver a Polinesia, he podido sentir un consuelo de que el Señor está a cargo y que nos está guiando en estos momentos difíciles porque sabe que podemos manejarlos. Aprendí que la obra misional toma muchas formas diferentes, pero todas pueden volver a difundir el amor que el Salvador puede dar a todos en nuestros días.

- Keaton Pugh, Misión Tahiti Pape’ete, del Barrio Leander, Estaca Round Rock, Texas

Mi propósito misional


Recientemente fui enviado a casa del servicio misional debido a COVID-19 y actualmente estoy esperando la reasignación. ¡Pero estar en casa y relevado temporalmente no me ha impedido cumplir mi propósito misionero! En mi primera área, enseñé a una familia con la que creé un vínculo rápido. Nos testificaron que éramos una respuesta a sus oraciones. Muchas personas en la familia aceptaron el evangelio, y algunas fueron bautizadas. ¡Pronto fui transferido pero mi amigo del CCM tomó mi lugar! Continuó trabajando con esta familia, ayudándoles a crecer en la Iglesia. Hasta que nos enviaron a casa, el padre de esta familia todavía se estaba preparando para ser bautizado, y mi amigo estaba trabajando activamente con él. Una vez en casa, decidimos que aún podíamos ayudarlos y enseñarles, independientemente de nuestras circunstancias. Al trabajar con las hermanas que ahora cubren el área, a través del poder de la tecnología, a pesar de que estamos en cuarentena a 5,000 millas de distancia, ¡aún podemos participar en la obra y continuar enseñando a esta familia sobre el Evangelio! A través de esta experiencia, me di cuenta de que aún puedo cumplir mi propósito misional, ¡incluso desde los confines de mi propia casa!


- Nathan Kimball Stratford, Misión São Paulo Interlagos, Brasil, del Barrio Alpino 3rd, Estaca Oeste Alpine, Utah

Fuente: Churchnews



Misioneros Retornados Cuentan Cómo Afrontaron los Cambios en sus Misiones por COVID-19 Misioneros Retornados Cuentan Cómo Afrontaron los Cambios en sus Misiones por COVID-19 Reviewed by camila meza on 11:34:00 Rating: 5

Comenta con Facebook aquí:

(Tarda unos segundos. Puedes comentar con Blogger/Gmail o anónimo más abajo)

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.