Conferencia General histórica: Se condena el racismo y se invita a la unidad y la esperanza

Extracto de DeseretNews

Las directivas cristianas pares, de reunir a los hijos de Dios y amarse unos a otros, crean la responsabilidad de que los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días proporcionen liderazgo para erradicar el racismo, dijo el domingo el presidente de la iglesia.

“Lamento que nuestros hermanos y hermanas negros de todo el mundo estén soportando los dolores del racismo y los prejuicios”, dijo el presidente Russell M. Nelson, dirigiéndose a millones de personas en el último día de la conferencia general mundial de la fe. “Hoy, hago un llamado a nuestros miembros en todas partes para que lideren el abandono de actitudes y acciones de prejuicio. Les ruego que promuevan el respeto por todos los hijos de Dios".

Sus declaraciones sobre la raza sirvieron de broche de oro a las que hizo el día inaugural de la conferencia su primer consejero en la Primera Presidencia, el presidente Dallin H. Oaks, quien dijo que los Santos de los Últimos Días "deben hacer más para ayudar a erradicar el racismo", especialmente en los Estados Unidos.

“Escuchen atentamente lo que voy a decir”, dijo el domingo el presidente Nelson. “Dios no ama a una raza más que a otra. Su doctrina sobre este asunto es clara. Él invita a todos a venir a él, 'blanco y negros, unidos y libres, hombres y mujeres' ".

Los miembros negros de la iglesia calificaron la declaración de histórica.

“Fue el primer profeta en condenar el racismo anti-negro desde el púlpito en la conferencia general”, dijo James C. Jones, coanfitrión del podcast “Beyond the Block”. “Esa es una victoria que quiero aprovechar durante toda una vuelta. Eso me hizo muy feliz de escuchar y me hizo sentir muy validado. Ahora la gente comenzará a investigar el racismo anti-negro, y estarán listos para escuchar y tener la mente abierta al respecto".

El discurso histórico del presidente Nelson fue un punto culminante de la 190ª Conferencia General Semestral de la iglesia, que calificó de gloriosa y culminó con el anuncio de los planes para seis nuevos templos. Hablaba de la naturaleza global de una iglesia que ahora cuenta con 16,5 millones de miembros en 196 naciones y territorios.

“Que él solo llamara al racismo anti-negro fue tremendo”, dijo Jones, el podcaster de los Santos de los Últimos Días Negros. “El hecho de que hizo de este un mensaje global significó que lo expandió a toda la diáspora africana”.

Otro líder emitió un llamado global para que las personas de todo el mundo oren por su país y sus líderes nacionales, mientras que otros ofrecieron aliento y caminos hacia la paz frente a las turbulencias de 2020.

“Hoy nos encontramos en una encrucijada importante en la historia, y las naciones de la Tierra necesitan desesperadamente la inspiración y la guía divinas”, dijo el presidente M. Russell Ballard, presidente en funciones del Quórum de los Doce Apóstoles.

“No se trata de política o normas”, dijo. "Se trata de la paz y la curación que puede llegar a las almas individuales, así como al alma de los países, sus ciudades, pueblos y aldeas, a través del Príncipe de Paz y la fuente de toda sanación, el Señor Jesucristo".

"La obra más importante del mundo"

El presidente Nelson y el presidente Oaks declararon claramente que los negros tienen quejas legítimas sobre el racismo en curso. Las implicaciones naturales de las enseñanzas de Jesucristo de que todos son iguales a sus ojos y comparten el mismo potencial divino son profundas, dijo el presidente Nelson.


Cristo también enseñó que Israel debe ser reunido en los últimos días, una doctrina que ha energizado al presidente Nelson a lo largo de su ministerio como apóstol y ha animado sus 32 meses como presidente de la iglesia. El domingo, dijo que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es el Israel del convenio de los últimos días y llamó al recogimiento de Israel "la obra más importante del mundo" porque es el preludio de la Segunda Venida de Cristo.

El presidente Nelson definió el recogimiento de Israel como atraer a todas las personas a Cristo a través de la obra misional, del templo y de historia familiar, así como ayudar a otros a edificar la fe y el testimonio.

El presidente Nelson dijo que su alma se conmovió recientemente cuando se enteró de que uno de los significados de Israel en hebreo es "que Dios prevalezca".

“Por lo tanto, el mismo nombre de Israel se refiere a una persona que está dispuesta a dejar que Dios prevalezca en su vida”, dijo.

“El Señor está reuniendo a aquellos que están dispuestos a dejar que Dios prevalezca en sus vidas”, agregó. “El Señor está reuniendo a aquellos que elijan dejar que Dios sea la influencia más importante en sus vidas. Durante siglos, los profetas han predicho esta reunión, ¡y está sucediendo ahora mismo! "

Encontrar la paz en la calamidad

El presidente Ballard reiteró el mensaje del sábado del presidente Nelson sobre la enseñanza de Cristo de "amar a tus enemigos". Dijo que orar por los enemigos demuestra la creencia de que Dios puede cambiar el corazón de las personas, y pidió a los miembros de la iglesia que redoblen su compromiso con la oración.

“La oración nos elevará y nos unirá como individuos, como familias, como iglesia y como mundo”, dijo. “La oración influirá en los científicos y los ayudará a descubrir vacunas y medicamentos que pondrán fin a esta pandemia. La oración consolará a quienes han perdido a un ser querido. Nos guiará para saber qué hacer para nuestra propia protección personal".

El presidente Ballard dejó en claro que la oración debe combinarse con la acción, y dijo que las personas deben levantarse después de orar y "hacer lo que podamos para ayudar".

Encontrar consuelo y paz en tiempos de incertidumbre fue otro tema importante de las sesiones de la conferencia del domingo. El presidente Henry B. Eyring, segundo consejero de la Primera Presidencia, dijo que el propósito divino de la vida es probar y pulir a los hijos de Dios. Ofreció aliento frente a lo que dijo son las pruebas inevitables de la mortalidad.

“Es razonable que se pregunte por qué un Dios amoroso y todopoderoso permite que nuestra prueba mortal sea tan difícil”, dijo. “Es porque sabe que debemos crecer en limpieza espiritual y estatura para poder vivir en su presencia en familias para siempre”.

La hermana Lisa L. Harkness, primera consejera de la presidencia general de la Primaria, dijo que los momentos de confusión pueden hacer que los creyentes sientan que su fe se extiende al límite de su resistencia y comprensión.


"Las olas de miedo pueden distraernos, haciéndonos olvidar la bondad de Dios, dejando así nuestra perspectiva miope y fuera de foco", dijo. “Sin embargo, es en estos tramos difíciles de nuestro viaje donde nuestra fe no solo puede ser probada sino fortalecida.

“Independientemente de nuestras circunstancias, podemos hacer esfuerzos intencionalmente para edificar y aumentar nuestra fe en Jesucristo. Se fortalece cuando recordamos que somos hijos de Dios y que él nos ama. Nuestra fe crece a medida que experimentamos la palabra de Dios con esperanza y diligencia, haciendo nuestro mejor esfuerzo por seguir las enseñanzas de Cristo".

El élder Gary E. Stevenson, del Quórum de los Doce Apóstoles, enumeró las calamidades causadas por la pandemia de coronavirus: muerte, enfermedad, cancelaciones, cierres, decepción, tristeza y desánimo.

“Muchos, muchos de ustedes han lidiado con una desgarradora decepción, tristeza y desánimo”, dijo. "Entonces, ¿cómo sanamos, aguantamos y seguimos adelante cuando las cosas parecen tan quebradas?"

El cristianismo reconfortante pero no cómodo

El élder Jeffrey R. Holland, de los Doce, pasó a enumerar los desafíos más allá de la pandemia, incluidos los problemas matrimoniales, el cáncer y otros problemas de salud física, los desafíos de salud mental y emocional y las preocupaciones económicas, políticas y sociales. Animó a los oyentes de la conferencia a estar dispuestos a esperar en el Señor.

“Mientras trabajamos y esperamos juntos las respuestas a algunas de nuestras oraciones, les ofrezco mi promesa apostólica de que serán escuchadas y contestadas, aunque quizás no en el momento ni en la forma que quisiéramos”, dijo. “Pero siempre se responden en el momento y en la forma en que un padre omnisciente y eternamente compasivo debería responderlas.

“Mis amados hermanos y hermanas, el cristianismo es reconfortante, pero a menudo no es cómodo”, dijo. “El camino hacia la santidad y la felicidad aquí y en el más allá es largo y a veces accidentado. Se necesita tiempo y tenacidad para caminar".

El sufrimiento de Cristo lo convierte en el sanador perfecto, señaló el presidente Eyring: “Un Salvador amoroso los nutre y los consuela, que sabe cómo socorrerlos en cualquier prueba que enfrenten”, y agregó que “el Padre Celestial y Jesucristo los conocen y los aman. Quieren que vuelvan a ellos y se vuelvan como ellos. Su éxito es el éxito de ellos".

Los apóstoles dijeron que las bendiciones que buscan los hijos de Dios no incluyen la facilidad.

“La mayor bendición que vendrá cuando demostremos que somos fieles a nuestros convenios durante nuestras pruebas será un cambio en nuestra naturaleza”, dijo el presidente Eyring. “Si decidimos guardar nuestros convenios, el poder de Jesucristo y las bendiciones de su expiación pueden obrar en nosotros. Nuestro corazón puede ablandarse para amar, perdonar e invitar a otros a venir al Salvador. Nuestra confianza en el Señor aumenta. Nuestros miedos disminuyen".

Tiempos inusuales, recompensas inusuales

El élder Stevenson dijo que la pandemia ha enseñado a la iglesia en su conjunto y a sus miembros que el Señor continúa cuidando a sus hijos durante tiempos difíciles. Durante los últimos nueve meses, los Santos de los Últimos Días se han centrado más en el hogar y han perfeccionado sus habilidades para ministrar.


“Los hermanos y hermanas ministrantes, las mujeres y los hombres jóvenes, y otros, se han acercado para proporcionar contacto, conversación, comidas, mensajes a través de la tecnología y la ordenanza sacramental para bendecir a los necesitados”, dijo. "La iglesia misma también ha estado ministrando a otros durante la pandemia con una distribución sin precedentes de productos básicos a bancos de alimentos, refugios para personas sin hogar y centros de apoyo a inmigrantes y con proyectos dirigidos a las situaciones de hambre más graves del mundo".

El presidente Eyring dijo: “He visto a personas alcanzar grandes alturas al demostrar su fidelidad en pruebas terribles. En toda la iglesia de hoy hay ejemplos. La gente se pone de rodillas ante la adversidad. Gracias a su perseverancia y esfuerzo fieles, se vuelven cada vez más como el Salvador y nuestro Padre Celestial”.

El élder Dale G. Renlund, del Quórum de los Doce Apóstoles, aconsejó a los oyentes que actúen con justicia, amen la misericordia y caminen humildemente con Dios.

“Hacer lo justo significa actuar de manera honorable con Dios y con otras personas”, dijo. “Actuamos honorablemente con Dios al caminar humildemente con él. Actuamos honorablemente con los demás por amorosa misericordia. Obrar con justicia es, por tanto, una aplicación práctica del primero y segundo gran mandamiento, de 'amar al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y ​​con toda tu mente ... (y) amar a tu prójimo, tal como "Hacer justicia y caminar humildemente con Dios es retirar intencionalmente nuestra mano de la iniquidad, caminar en sus estatutos y permanecer auténticamente fieles".


Para ser semejante a Cristo, dijo, una persona también elige a Dios, guarda los convenios con él, asimila los atributos del Padre Celestial y de Jesucristo en su carácter y se ama unos a otros.

“Las personas que aman la misericordia no juzgan; manifiestan compasión por los demás, especialmente por los menos afortunados; son gentiles, amables y honorables”, dijo el élder Renlund. “Estas personas tratan a todos con amor y comprensión, independientemente de características como raza, género, afiliación religiosa, orientación sexual, nivel socioeconómico y diferencias tribales, de clan o nacionales. Estos son reemplazados por el amor cristiano".

Poder sobre la tentación

Quienes alinean sus corazones y deseos con los de Jesucristo reciben protección adicional, dijo el élder Ulisses Soares, del Quórum de los Doce Apóstoles.

Aconsejó a los oyentes que confiar en Cristo les ayudará a controlar sus pensamientos y evitar la tentación, aumentando su madurez espiritual y aumentando la influencia del Espíritu Santo en sus vidas.

“Entonces las tentaciones del enemigo, poco a poco, irán perdiendo su poder sobre nosotros, resultando en una vida más feliz, más pura y más consagrada”, dijo.

El élder Soares dijo que resistir las pequeñas tentaciones prepara mejor a las personas para evitar transgresiones graves que podrían "causar problemas y desacuerdos familiares, emociones e inclinaciones negativas, perpetrar injusticias y abusos, esclavitud por adicciones malvadas y cualquier otra cosa que esté en contra de los mandamientos del Señor".

El élder Neil L. Andersen, del Quórum de los Doce Apóstoles, dijo que los Santos de los Últimos Días hablan de Cristo y alentó a los miembros de la iglesia a hacerlo en sus relaciones y en las redes sociales.

El valor para hacerlo puede provenir de la recomendación del presidente Nelson de estudiar las 2.200 referencias al nombre de Cristo en la guía temática de las Escrituras de la iglesia, dijo.

“Les prometo que a medida que nos preparamos como lo hizo el presidente Nelson, también seremos diferentes, pensando más en el Salvador, hablando de él con más frecuencia y con menos vacilación”, dijo. “A medida que lleguemos a conocerlo y amarlo más profundamente, nuestras palabras fluirán con mayor comodidad, como lo hacen cuando hablamos de uno de nuestros hijos o de un querido amigo. Aquellos que escuchan sentirán menos deseos de rechazar o debatir y una mayor disposición para escuchar y aprender".

El élder Andersen pidió a los creyentes que lo llevaran a sus cuentas de redes sociales.

“Sean más abiertos en las redes sociales al hablar sobre su confianza en Cristo”, dijo. “La mayoría respetará su fe, pero si alguien se muestra despectivo cuando habla del Salvador, anímese de su promesa: 'Bienaventurados ustedes cuando los hombres los insulten ... por mi causa. ... porque grande es su recompensa en los cielos".

"Nos preocupamos más por ser sus seguidores que por gustarles a nuestros propios seguidores'".

Hasta que nos volvamos a ver

El presidente Nelson terminó la conferencia pidiendo una "nueva normalidad" diferente a la del mundo.

“Si realmente quieres abrazar 'una nueva normalidad'”, dijo, “te invito a que vuelvas tu corazón, tu mente y tu alma cada vez más a nuestro Padre Celestial y a su Hijo Jesucristo. Deja que esa sea tu "nueva normalidad". Acepta "tu nueva normalidad" arrepintiéndote a diario. Procura ser cada vez más puro en pensamiento, palabra y obra. Ministra a los demás. Mantén una perspectiva eterna. Magnifica tus llamamientos".

Se regocijó por la reapertura limitada de 146 de los 168 templos de la fe, y dijo que miles de parejas se han sellado y miles más han recibido sus investiduras en los últimos tres meses.

“Los bendigo con un mayor deseo y capacidad de obedecer las leyes de Dios”, dijo al final de la conferencia. “Les prometo que, al hacerlo, recibirán una lluvia de bendiciones, que incluyen mayor valor, mayor revelación personal, armonía más dulce en sus hogares y gozo, incluso en medio de la incertidumbre”.

La Primera Presidencia y los miembros del Quórum de los Doce Apóstoles se reunieron para transmitir la conferencia desde el escenario del Teatro del Centro de Conferencias, pero se cubrieron la cara y se sentaron a varios pies de distancia. Las únicas otras personas que asistieron fueron los oradores y los que dijeron las oraciones de apertura y cierre.

El Coro del Tabernáculo en la Manzana del Templo no actuó durante la conferencia debido a la pandemia. Las transmisiones de la conferencia del domingo incluyeron grabaciones de actuaciones de coro anteriores de conferencias generales pasadas que se extendieron desde 2012 hasta 2019, incluido "Para siempre Dios esté con vos".

Fuente: DeseretNews

Conferencia General histórica: Se condena el racismo y se invita a la unidad y la esperanza Conferencia General histórica: Se condena el racismo y se invita a la unidad y la esperanza Reviewed by Hernán Felipe Toledo on 10:29:00 Rating: 5

Comenta con Facebook aquí:

(Tarda unos segundos. Puedes comentar con Blogger/Gmail o anónimo más abajo)

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.