El Presidente Nelson ORA simultáneamente con todos y nos invita a 7 Días de Gratitud

Durante este tiempo definido por la actual pandemia mundial de COVID-19, así como por el racismo, la violencia, las tensiones políticas y la falta de civismo, el presidente Russell M. Nelson compartió "un remedio espiritual duradero y de acción rápida" con el mundo el Viernes 20 de noviembre.

A continuación se muestra el texto completo del mensaje del presidente Nelson:

Durante mis 96 años de vida, he visto una gran depresión, una guerra mundial, el aumento del terrorismo, el hambre y la pobreza en todo el mundo. También he sido testigo del advenimiento de los viajes espaciales, Internet, abundantes avances médicos y otros innumerables descubrimientos que me deleitan.

Antes de mi ministerio, era cirujano cardiovascular y torácico y pasaba muchas horas en quirófanos. Como residente de cirugía, formé parte del equipo de investigación que desarrolló la primera máquina corazón-pulmón para ser utilizada en una operación humana a corazón abierto. Posteriormente, tuve el privilegio de ayudar a salvar la vida de cientos de pacientes; y, lamentablemente, vi morir a otros pacientes a pesar de mis mejores esfuerzos.

Como hombre de ciencia y como hombre de fe, la actual pandemia mundial me ha preocupado mucho. Como hombre de ciencia, aprecio la necesidad fundamental de prevenir la propagación de infecciones. También honro el servicio dedicado de los profesionales de la salud y lamento por las muchas vidas que han sido trastocadas por COVID-19.

Sin embargo, como hombre de fe, veo la pandemia actual como solo uno de los muchos males que asolan nuestro mundo, incluidos el odio, los disturbios civiles, el racismo, la violencia, la deshonestidad y la falta de cortesía.

Científicos e investigadores capacitados están trabajando diligentemente para desarrollar y distribuir una vacuna contra el coronavirus. Pero no existe ningún medicamento u operación que pueda solucionar las muchas aflicciones y enfermedades espirituales que enfrentamos.

Sin embargo, existe un remedio, uno que puede parecer sorprendente, porque va en contra de nuestras intuiciones naturales. Sin embargo, sus efectos han sido validados tanto por científicos como por hombres y mujeres de fe.

Me refiero al poder sanador de la gratitud.

El libro de los Salmos está lleno de advertencias para expresar gratitud. Estos son solo tres de ellos:

“Es bueno dar gracias al Señor”. (Salmos 92: 1)

“Alabad al Señor; porque él es bueno ". (Salmos 136: 1)

“Venid ante su presencia con acción de gracias”. (Salmos 95: 2)

Jesucristo expresó con frecuencia su gratitud. Antes de resucitar a Lázaro de entre los muertos, antes de multiplicar milagrosamente los panes y los peces, y antes de pasar la copa a sus discípulos en la Última Cena, el Salvador oró y dio gracias a Dios. No es de extrañar que el apóstol Pablo declarara más tarde: "Dad gracias en todo". (1 Tesalonicenses 5:18)

Durante mis nueve décadas y media de vida, he llegado a la conclusión de que contar nuestras bendiciones es mucho mejor que contar nuestros problemas. No importa nuestra situación, mostrar gratitud por nuestros privilegios es una receta espiritual de acción rápida y duradera.

¿La gratitud nos evita el dolor, la tristeza, el dolor y el dolor? No, pero calma nuestros sentimientos. Nos brinda una perspectiva más amplia sobre el propósito y la alegría de la vida.

Hace casi 16 años, mi esposa Dantzel y yo estábamos sentados en el sofá tomados de la mano mientras veíamos la televisión. De repente, se derrumbó. A pesar de estar bien entrenado para tratar exactamente lo que acabó con su vida, no pude salvar a mi propia esposa.

Dantzel y yo fuimos bendecidos con nueve hijas y un hijo. Trágicamente, he perdido a dos de esas hijas a causa del cáncer. Ningún padre está preparado para perder a un hijo.

Y sin embargo, a pesar de estas y otras experiencias difíciles, estoy increíblemente agradecido, eternamente, por tantas cosas.

Estoy agradecido con Dios por los casi 60 años que Dantzel y yo compartimos juntos, por una vida de amor, alegría y preciados recuerdos. Y le agradezco por mi esposa Wendy, a quien conocí después de la muerte de Dantzel. Wendy ahora llena mi vida de alegría.

Agradezco a Dios los años que pasé con mis dos hijas fallecidas. El corazón de este padre se derrite cuando veo los atributos de esas niñas en los preciosos rostros de sus hijos y nietos.

Todos podemos dar gracias por las bellezas de la tierra y la majestad de los cielos que nos dan una idea de la inmensidad de la eternidad.

Podemos dar gracias por el regalo de la vida, por nuestros asombrosos cuerpos y mentes, que nos permiten crecer y aprender.

Podemos dar gracias por el arte, la literatura y la música que nutren nuestras almas.

Podemos dar gracias por la oportunidad de arrepentirnos, empezar de nuevo, enmendar y construir el carácter.

Podemos dar gracias por nuestras familias, amigos y seres queridos.

Podemos dar gracias por la oportunidad de ayudarnos, apreciarnos y servirnos unos a otros, lo que hace que la vida sea mucho más significativa.

Incluso podemos dar gracias por nuestras pruebas; de donde aprendemos las cosas que no sabríamos de otra manera.

Sobre todo, podemos dar gracias a Dios, el Padre de nuestro espíritu, que nos hace a todos hermanos y hermanas, una gran familia mundial.

No importa nuestra situación, mostrar gratitud por nuestros privilegios es una receta espiritual de acción rápida y duradera.

Como médico, conozco el valor de una buena terapia. Entonces, queridos amigos, permítanme recetar dos actividades para ayudarnos a experimentar el poder curativo de la gratitud.

Primero, los invito, durante los próximos siete días, a convertir las redes sociales en su propio diario personal de gratitud. Publica todos los días sobre aquello por lo que estás agradecido, por quién estás agradecido y por qué estás agradecido.

Al final de los siete días, vea si se siente más feliz y con más paz. Usa el hashtag #GiveThanks (#DaGracias). Trabajando juntos, podemos inundar las redes sociales con una ola de gratitud que llegue a los cuatro rincones de la tierra. Quizás esto cumpla, en parte, la promesa que Dios le dio al padre Abraham, de que a través de su descendencia, "todas las familias de la tierra [serán] bendecidas". (Génesis 12: 3)

Segundo, unámonos para agradecer a Dios mediante la oración diaria. Jesucristo enseñó a sus discípulos a orar expresando primero gratitud a Dios y luego pidiéndole las cosas que necesitamos. La oración produce milagros.

Con ese espíritu, ahora me gustaría ofrecer una oración por el mundo y por todos en él. Mientras oro, espero que se sientan inspirados a hacer lo mismo, derramando su corazón en gratitud por las innumerables bendiciones que Dios les ha dado y pidiéndole que sane nuestros corazones, nuestras familias, nuestras sociedades y el mundo en general.

Oración de gratitud

Nuestro Padre Celestial, como compañeros de viaje en Tu planeta Tierra, te oramos humildemente. Te damos gracias por la vida y todo lo que sustenta la vida. Te damos gracias por las bellezas de la tierra, por el orden en el universo, los planetas, las estrellas y todas las cosas de significado eterno. Te damos gracias por Tus leyes que nos protegen y guían. Te damos gracias por Tu misericordia y Tu amoroso cuidado. Te damos gracias por nuestras familias y seres queridos, que colman de felicidad nuestras vidas.

Estamos agradecidos por todos los que luchan por combatir la pandemia de COVID. Bendícelos con protección e inspiración. Rogamos que nos ayudes a dar fin a este virus que ha afligido a tantos de Tus hijos.

Te agradecemos por los líderes de las naciones y otros que se esfuerzan por alentarnos. Oramos por el alivio de los conflictos políticos. Rogamos que nos bendigas con un espíritu sanador que nos una a pesar de nuestras diferencias.

También te suplicamos que nos ayudes a arrepentirnos del egoísmo, la falta de bondad, el orgullo y los prejuicios de cualquier tipo, para que podamos servirnos y amarnos mejor como hermanos y hermanas y como Tus agradecidos hijos. Te amamos, nuestro querido Padre, y rogamos que derrames Tus bendiciones sobre nosotros, en el nombre de tu amado hijo Jesucristo. Amén.

Puedes ver el vídeo aquí:


Fuente: Vídeo publicado por la Iglesia.

El Presidente Nelson ORA simultáneamente con todos y nos invita a 7 Días de Gratitud El Presidente Nelson ORA simultáneamente con todos y nos invita a 7 Días de Gratitud Reviewed by Hernán Felipe Toledo on 15:40:00 Rating: 5

Comenta con Facebook aquí:

(Tarda unos segundos. Puedes comentar con Blogger/Gmail o anónimo más abajo)

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.