¿La Expiación abarca todos los mundos, o está dirigida a nuestra Tierra solamente?




Por Dastin Cruz

En Doctrina y Convenios 88 leemos: "[Jesucristo] ascendió a lo alto, como también descendió debajo de todo, por lo que comprendió todas las cosas, a fin de que estuviese en todas las cosas y a través de todas las cosas, la luz de la verdad... la luz que existe en todas las cosas, que da vida a todas las cosas, que es la ley por la cual se gobiernan todas las cosas... Él comprende todas las cosas, y todas las cosas están delante de él, y todas las cosas están alrededor de él; y él está sobre todas las cosas, y en todas las cosas, y por en medio de todas las cosas, y circunda todas las cosas; y todas las cosas son por él, y de él, sí, Dios, para siempre jamás." (D. y C. 88: 6,13,41) Es claro dentro de su contexto que el Señor al hablar de su expiación y la Luz de Cristo, la palabra "todas las cosas" se refiere a todas las creaciones existentes.

Notemos además que la frase "descendió debajo de todo" se refiere a su expiación. El élder Neal A. Maxwell dijo: “Habiendo ‘descendido debajo de todo’, Él ‘comprende’, perfecta y personalmente, la gama completa de los sufrimientos humanos” [Neal A. Maxwell, “Aplica la sangre expiatoria de Cristo”, Liahona, enero de 1998, pág. 26.] o como dijo el profeta Alma "a fin de que según la carne sepa cómo socorrer a los de su pueblo, de acuerdo con las debilidades de ellos." (Alma 7:11)

Puesto que Dios es Creador de "incontables mundos" (Moisés 1:33) y que Su "obra y gloria" es redimir a todas sus creaciones (Moisés 1:39), su Expiación debía ser infinita y eterna (Alma 34:10); una realizada sobre esta tierra y que se extendería a todas las creaciones hechas por medio de Cristo.

El Elder Bruce R McConkie declaró: "Somos bendecidos con el conocimiento de que la [tierra] nuestra, no es la única tierra habitada. Cristo, actuando bajo la dirección del Padre es el Creador de mundos sin número. Se le permitió a Moisés ver muchas de estas tierras, saber que estaban habitadas por los hijos espirituales del Padre y recibió la revelación de que la obra del Señor, es lograr la inmortalidad y la vida eterna de los habitantes de estas tierras. (Moisés 1:27:41; D. Y C. 76:22-24; Juan 1:1-5; Heb. 1:1-4; Doctrina de Salvación, vol. 1, Pág. 6871.) Nuestra tierra en particular, a la que fue enviado Cristo para cumplir la expiación infinita y eterna, ha visto mayor iniquidad entre sus habitantes de lo que se ha visto en ninguna de las otras. (Moisés 7:29-36.) " [Bruce R. McConkie, Doctrina Mormona, p. 748]

"Además, el Evangelio está en operando en todos los mundos creados por el Padre y el Hijo. Su obra y su gloria, en todas las infinitas creaciones que sus manos han hecho, es llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna para los hijos del Padre. A través de la expiación de Cristo, los habitantes de todos estos mundos tienen el poder para llegar a ser sus hijos e hijas, para convertirse en coherederos con Él de toda la gloria del reino de su padre, para ser adoptados en la familia del Padre." [Bruce R. McConkie, The Promised Messiah, p. 286]

El Presidente Marion G. Romney dijo una vez: "A excepción de su ministerio mortal realizado en esta tierra, su servicio y su relación con otros mundos y sus habitantes son iguales a su servicio y su relación con esta tierra y sus habitantes. [Marion G. Romney, Jesus Christ: Lord of the Universe, IE1968 Nov. :46]

Cuando los profetas hablan de una expiación infinita se refieren a que sus efectos cubren a todos los hombres, a todos los mundos, y a todas las formas de vida sobre estas. Así, la expiación de Cristo es infinita en tiempo, espacio, y cantidad. "Por tanto, no hay nada, a no ser una expiación infinita, que responda por los pecados del mundo." (Alma 34:10)

Este aspecto amplio, de la infinita expiación, fue revelado al Profeta José Smith y se registro en Doctrina y Convenios 76. En esta revelación el Profeta y Sidney Rigdon comparten el último e irrefutable testimonio de la realidad del Salvador así como su creativo poder expansivo. Ellos dijeron: "Y ahora, después de los muchos testimonios que se han dado de él, este es el testimonio, el último de todos, que nosotros damos de él: ¡Que vive! Porque lo vimos, sí, a la diestra de Dios; y oímos la voz testificar que él es el Unigénito del Padre; que por él, por medio de él y de él los mundos son y fueron creados, y sus habitantes son engendrados hijos e hijas para Dios." (D. y C. 76: 22-24).


Por ultimo se recomienda leer D. y C. 88: 51-61, donde por medio de una parábola se describe al Salvador visitando mundos. La palabra "éstos" en todos estos son reinos, se refiere a la palabra "planetas" del verso 43.


RECOMENDAMOS: Descubre la Diferencia entre Doctrina y Principio explicada por un Apóstol.

Hernán Felipe Toledo

MBA, Ingeniero, viajero, creador de comunidades y amante de difundir inspiración. Actualmente sirve en una Presidencia de Estaca.

Comenta con Facebook

Publicar un comentario

  1. Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar.

    18 Nadie me la quita, sino que yo la pongo de mí mismo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.

    Claro esta que es El el Salvador de todos los mundos creados por El bajo la direccion del Padre y es quien muestra el camino por el cual deben andar sus hijos, en el mundo que fuese.

    ResponderBorrar
Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto