Aprende las Diferencias entre: "Exaltado, Resucitado y Trasladado"




Una persona resucitada es aquella que ha sido revivida, trasformada de la muerte a la vida y nunca más morirá. El mejor ejemplo de esto es Jesús que tenía un cuerpo que podía palparse (Lucas 24:39) e incluso ingerir alimentos (Lucas 24:42). José Smith enseñó que "los personajes resucitados tienen cuerpos de carne y hueso" (D. y C. 129:1)

Este regalo de la vida física se le dará a todos los que alguna vez han vivido o vivirán. Pablo testificó que "en Adán todos mueren" como nuestra herencia mortal común. "Aun así", agrega, "en Cristo todos serán vivificados" (1 Corintios 15:22) a través de nuestro don común de la inmortalidad. Estos padres de la mortalidad y la inmortalidad se colocan juntos como sujetalibros. Este trabajo de la Expiación es central para la obra y la gloria de Dios, que es "llevar a cabo la inmortalidad ... del hombre" (Moisés 1:39).

Una persona exaltada es aquella que ha recibido la vida eterna. El término en sí mismo significa ser elevado (ex altus), y las Escrituras son claras de que no debemos exaltarnos a nosotros mismos (D. y C. 63:55, D. y C. 112: 15, Mateo 23:12), sino exaltar a Dios en alabanza o poder (Hechos 2:33, Filipenses 2: 9, Salmos 34: 3, 108: 5, 118: 28) y a nuestro prójimo en el espíritu de Sión (2 Co. 11: 7, D. y C. 104: 16)

Dios exaltará a los fieles (1 Pedro 5: 6). Cristo juega con las imágenes literales de este término al contrastar el juicio del hombre al levantar o alzar a Cristo para su escrutinio y el juicio de Dios cuando cada uno de nosotros es levantado. "Y mi Padre me envió para que fuese levantado sobre la cruz; y que después de ser levantado sobre la cruz, pudiese atraer a mí mismo a todos los hombres, para que así como he sido levantado por los hombres, así también los hombres sean levantados por el Padre, para comparecer ante mí, para ser juzgados por sus obras, ya fueren buenas o malas..." (3 Nefi 27:14). 


Revisando el concepto en un nuevo contexto, los bendecidos son "enaltecidos en el último día" (3 Nefi 27:22), o exaltados. La exaltación es mayor que la resurrección y, por lo tanto, requiere un poco de esfuerzo de nuestra parte. Los que se levantan en la exaltación "Arrepentíos, ... venid a mí y sed bautizados en mi nombre, ... para que seáis santificados por la recepción del Espíritu Santo" (3 Nefi 27:20). Hay que tener en cuenta que aquellos que son exaltados son un subconjunto de todos los que reciben la resurrección. No todos los que serán resucitados recibirán exaltación, pero todos los que son exaltados necesariamente han resucitado. Esta obra de la Expiación es central para la obra y la gloria de Dios, que es "llevar a cabo la ... vida eterna del hombre" (Moisés 1:39).

Una persona trasladada es aquella que ha sido cambiada a un estado en el que ya no está sujeto a las vicisitudes de la vida física, como estar sujeto a la muerte, pero que aún no ha resucitado (3 Nefi 28: 38-39). En algún momento, esta persona morirá y resucitará, como todos los demás (3 Nefi 28:40). Los habitantes de toda la ciudad de Enoc fueron trasladados (D. y C. 45: 11-12). En tiempos posteriores, sabemos que Moisés y Elías fueron trasladados (2 Reyes 2:11), y el Libro de Mormón nos da razones para creer que el profeta Alma fue trasladado (Alma 45:19). Moisés y Elías en particular necesitaban imponer las manos sobre Pedro, Santiago y Juan para transmitir las llaves del sacerdocio antes de la resurrección (Mateo 17: 1-3) y, por lo tanto, necesitaban ser preservados en la carne. También se nos dice que los tres discípulos nefitas (3 Nefi 28:27-29) y Juan el Amado (DyC 7) fueron transfigurados y trasladados para poder servir en la tierra y ayudar a la obra del Señor.






Comparte mediante los botones y comenta con Facebook más abajo

Hernán Felipe Toledo

MBA, Ingeniero, viajero, creador de comunidades y amante de difundir inspiración. Actualmente sirve en una Presidencia de Estaca.

Comenta con Facebook

Publicar un comentario

  1. Los seres trasladados nunca van a morir sino que serán cambiados de la mortalidad a la inmortalidad en un abrir y cerrar de ojos cuando venga Jesucristo. 3a de Nefi 28:8,37_40

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Falso. Directamente. No existe ninguna excepción en ningún hijo de Dios. Todos tiene que morir, incluso Jesucristo. Los seres trasladados también morirán en algún momento, de otro modo, no pueden resucitar, requisito esencial para seguir todo curso dentro del plan. Las escrituras que usted señala hablan de que los trasladados no probarán la muerte en sus dolores, pero ese cambio que se efectúa en ellos es precisamente la muerte.

      Le copio la definición de seres trasladados aprobada por la Primera Presidencia

      Una persona trasladada es aquella que ha sido cambiada a un estado en el que ya no está sujeto a las vicisitudes de la vida física, como estar sujeto a la muerte, pero que aún no ha resucitado (3 Nefi 28: 38-39). En algún momento, esta persona morirá y resucitará, como todos los demás (3 Nefi 28:40).

      Borrar
Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto