Élder Christofferson en Argentina Discursa en el Foro Interreligioso del G-20




Como parte de sus deberes apostólicos, el élder D. Todd Christofferson se reúne con miembros y muchos otros en todo el mundo. Él ha sido testigo de lugares de gran belleza y riqueza.

"Pero también he conocido a numerosas personas de gran potencial y bondad que viven en una pobreza terrible, que luchan por satisfacer las necesidades básicas de la vida de sus familias", dijo el miércoles durante su discurso plenario en el Foro Interreligioso del G20 en Buenos Aires, Argentina.

El élder Christofferson no es ajeno a la Argentina. Sirvió en una misión en la nación sudamericana y conserva su amor por "este país y su gente maravillosa".


Ahora, como miembro del Quórum de los Doce Apóstoles, él confía en las enseñanzas de Cristo para cuidar a los pobres y necesitados. "Creemos que es una de nuestras obligaciones morales fundamentales como pueblo y como Iglesia. Con miembros en prácticamente todos los países del mundo, buscamos ayudar donde y cuando sea razonablemente posible".

Las comunidades de fe pueden ayudar a revertir esta tendencia, dijeron Williams (ex líder de la Iglesia de Inglaterra) y otros líderes religiosos, abordando cómo estar más unificados frente a cuestiones como el cambio climático y la crisis mundial de refugiados. Antes del G20, o Grupo de los 20, reunión anual en Argentina a finales de este año, están pidiendo a los políticos seculares que presten más atención a las personas de fe.

El G20 Interfaith Forum tiene como objetivo cerrar la brecha entre los grupos de fe y los líderes políticos, dijeron los oradores. Los participantes esperan ayudar a los legisladores a elegir la esperanza sobre el miedo y a mostrar lo que es posible cuando las personas en diferentes comunidades religiosas y países trabajan juntos para cuidar a los necesitados.



  
Por qué la religión importa

El quinto Foro G20 Interreligioso anual presenta tres días de paneles de discusión durante los cuales los oradores comparten sus experiencias sobre el terreno que abordan cuestiones como el hambre y la violencia, así como sus sugerencias para los líderes políticos del G20. Los temas de discusión de este año incluyen protección ambiental, ley de libertad religiosa, derechos de las mujeres y políticas laborales.

La reunión es una oportunidad para "mostrar las poderosas contribuciones que se pueden hacer cuando las personas y organizaciones de todos los ámbitos políticos, nacionales y religiosos trabajan juntos para enfrentar desafíos apremiantes", explicó Brian Adams, uno de los organizadores de la conferencia, durante su discurso de apertura.

Los líderes religiosos que hablaron el miércoles por la mañana no afirmaron tener las soluciones políticas perfectas para temas como la trata de personas, el terrorismo, el cambio climático y la crisis de refugiados. Se centraron en la necesidad de buscar soluciones a esos problemas en todas las facetas de la sociedad y en la capacidad especial de los líderes religiosos para unificar a las personas a través de las líneas de diferencia.





Mensaje de un Apóstol en medio de líderes de decenas de religiones y los asisten al Foro

Sus comentarios en el foro de líderes religiosos globales se centraron en los esfuerzos mundiales de la Iglesia para ayudar a "los menos afortunados". Su intención no era jactarse, solo "compartir nuestras experiencias" y construir entendimiento. "Todos tenemos mucho que aprender unos de otros, independientemente de nuestras motivaciones religiosas o éticas para servir".

Los esfuerzos de la Iglesia para ayudar a los menos afortunados se basan conjuntamente en satisfacer las necesidades a corto y largo plazo de una persona. Es vital distinguir entre los dos.

"Alguien que carece de suficiente comida no puede seguir una educación", dijo. "Pero tratar los problemas a largo plazo como si fueran necesidades a corto plazo puede producir dependencia, indolencia y resentimiento. Por lo tanto, aunque la Iglesia de Jesucristo tiene programas destinados a ambos tipos de necesidades, el objetivo final es siempre fomentar una mayor dignidad, autosuficiencia e independencia".


Los esfuerzos de Ayuda humanitaria de la Iglesia satisfacen las necesidades básicas de las personas con necesidades agudas, ya sea por desastres naturales, inestabilidad política u otras fuerzas.

La asistencia se brinda sin distinción de raza, afiliación religiosa o nacionalidad.

"En las últimas tres décadas, la Iglesia y sus miembros han dado más de $ 2 mil millones en asistencia a personas en 195 países y territorios", dijo. "Nuestro objetivo es aliviar el sufrimiento, fomentar la autosuficiencia y brindar oportunidades de servicio".

El élder Christofferson explicó que toda esa ayuda se basa en los principios básicos de la responsabilidad personal, la autosuficiencia y la sostenibilidad.

Ejemplos recientes incluyen proyectos de ayuda de emergencia luego de desastres naturales como terremotos en México y huracanes en el Caribe y Filipinas. También hay programas a más largo plazo que brindan a las comunidades, por ejemplo, instalaciones de saneamiento mejoradas y capacitación, y equipos para una mejor atención neonatal.
"Nuestro objetivo es aliviar el sufrimiento, fomentar la autosuficiencia y brindar oportunidades de servicio".

"En contraste con estos programas humanitarios, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días tiene programas que proporcionan o facilitan educación práctica y habilidades que suministran lo que algunos llamarían 'capital humano': el conocimiento y la capacidad de ser más productivos y crear mejoras económicas y personales".



La iniciativa de Autosuficiencia de la Iglesia, por ejemplo, brinda oportunidades para que los participantes en el curso formen una red de amistad y apoyo que forje confianza y comportamientos positivos, lo que lleva al éxito económico y personal. Se enfoca en la "persona completa" al construir tanto la fe en Dios y los principios esenciales como la integridad, la honestidad, el trabajo duro, el servicio y el trabajo en equipo.

"El conocimiento y la fe seculares se combinan para ayudar a los miembros del grupo a alcanzar sus objetivos y ser más autosuficientes".



pero de verdad funciona?

"Me complace informar que los resultados han sido maravillosos", dijo. "En tan solo tres años y medio, más de 700,000 participantes han tomado un curso, incluyendo miles de otras religiones. Solo en Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay, se han comenzado o mejorado casi 7,000 negocios, más de 4,200 individuos han encontrado un trabajo nuevo o mejor, aproximadamente 1,500 participantes completaron un curso de finanzas personales, y aproximadamente 7,000 más comenzaron una educación con un objetivo profesional".

El Fondo Perpetuo para la Educación de la Iglesia es otro programa clave que mejora vidas y familias. La idea de PEF es simple: prestar dinero a personas motivadas pero desfavorecidas para que puedan obtener una educación formal, lo que les permite devolver el préstamo gradualmente ya que su educación conduce a mayores ingresos y un nivel de vida más alto.

Y sus resultados?

"Desde su lanzamiento en 2001, el Fondo Perpetuo para la Educación ha emitido más de 93,000 préstamos en más de 70 países, incluyendo más de 2,500 préstamos solo en Argentina", dijo.


Mientras tanto, el programa Brigham Young University-Pathway Worldwide hace que la educación superior sea más accesible sin la necesidad de que los estudiantes acudan a un campus universitario. La flexibilidad y la matrícula asequible permiten a los participantes ampliar su educación y desarrollar habilidades valiosas.

"A través del Fondo Perpetuo para la Educación y el programa Pathway buscamos proporcionar a los participantes la educación y las habilidades necesarias para tener éxito en la economía del futuro", dijo.

El élder Christofferson hizo hincapié en que el objetivo de la Iglesia es ayudar no solo a las personas sino también a sus familias.

"Cuando el sostén de la familia puede escapar de la pobreza y ser autosuficiente económica y personalmente, tiene más recursos para criar a sus hijos para que sean autosuficientes, educados, productivos y buenos ciudadanos", dijo. "Y las personas que son autosuficientes pueden servir mejor en sus comunidades y hacer contribuciones valiosas a sus sociedades y naciones".

Para concluir, el élder Christofferson compartió su visión de éxito en la búsqueda de aliviar la pobreza y elevar a la sociedad:

"Viene de las escrituras de mi fe, que hablan de una tierra prometida, una ciudad santa, establecida por el Profeta Enoc hace miles de años. Todos los que buscaban vivir en paz y caminar con Dios fueron bienvenidos allí. Con el tiempo, la ciudad se hizo grande a los ojos de Dios, incluso celestial, porque, como dicen nuestras escrituras, las personas 'eran de un solo corazón y una sola mente, y habitaban en justicia; y no hubo pobres entre ellos"(Moisés 7:18).

Fuente: DeseretNews




Élder Christofferson en Argentina Discursa en el Foro Interreligioso del G-20 Élder Christofferson en Argentina Discursa en el Foro Interreligioso del G-20 Reviewed by Hernán Felipe Toledo on 17:41:00 Rating: 5

Comenta con Facebook aquí:

(Tarda unos segundos. Puedes comentar con Blogger/Gmail o anónimo más abajo)

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.