Lo que los Santos de los Últimos Días creen sobre la Cruz + Por qué no está presente en nuestras iglesias




por Robert Millet

A menudo me preguntan por qué los Santos de los Últimos Días no creen en la eficacia salvadora de la cruz, pero obviamente lo hacemos. Proclamamos, tal como lo hizo el apóstol Pablo: "Jesucristo, y a éste crucificado" (1 Corintios 2: 2). Es solo que nuestra creencia en el poder de la cruz no es bien conocida entre los cristianos tradicionales. Por ejemplo, una mujer en Canadá le preguntó a mi amigo, el pastor Greg Johnson, cómo podría tener una relación cercana conmigo y con otros Santos de los Últimos Días.

"¿Por qué preguntas eso?", Preguntó.

Ella respondió: "Los mormones ni siquiera creen que Jesús murió en la cruz".

Greg negó con la cabeza. "¿Dónde crees que los Santos de los Últimos Días piensan que Jesús murió?"

"Oh, no me refiero a eso", dijo. "Quiero decir, ellos no creen que murió por nuestros pecados en la cruz".


Eso simplemente no es cierto. Nefi previó el tiempo, unos seiscientos años antes, cuando Jesús sería "levantado sobre la cruz y muerto por los pecados del mundo" (1 Nefi 11:33; énfasis agregado). Al igual que Pablo, Jacob pidió a los seguidores del Redentor que experimenten por sí mismos el poder de la cruz: "Por lo tanto, quisiera Dios que persuadiéramos a todos los hombres a no rebelarse contra Dios para provocarlo a ira, sino que todo los hombres creyeran en Cristo y contemplaran su muerte, y sufrieran su cruz y soportaran la vergüenza del mundo" (Jacob 1:8; énfasis agregado, compárese con Moroni 9:25).

Note el lenguaje del Señor resucitado para las personas del Libro de Mormón: "He aquí, os he dado mi evangelio, y este es el evangelio que os he dado, que vine al mundo a cumplir la voluntad de mi Padre, porque mi Padre me envió.

"Y mi Padre me envió para que fuese levantado sobre la cruz; y que después de ser levantado sobre la cruz, pudiese atraer a mí mismo a todos los hombres, para que así como he sido levantado por los hombres, así también los hombres sean levantados por el Padre, para comparecer ante mí, para ser juzgados por sus obras, ya fueren buenas o malas" ([3 Nefi 27:13-14]; énfasis agregado).

El testimonio de Doctrina y Convenios es que "Jesús fue crucificado por hombres inicuos, por los pecados del mundo, sí, por la remisión de los pecados al de corazón contrito" (DyC. 21:9; énfasis agregado). "Soy Jesucristo, el Hijo de Dios, que fui crucificado por los pecados del mundo, sí, por cuantos crean en mi nombre, a fin de que lleguen a ser hijos de Dios, uno en mí, como yo soy uno en el Padre, como el Padre es uno en mí, para que seamos uno." (DyC. 35: 2). En un breve pasaje sobre varios dones espirituales, una revelación en Doctrina y Convenios afirma: "A algunos el Espíritu Santo da a saber que Jesucristo es el Hijo de Dios, y que fue crucificado por los pecados del mundo...A otros les es dado creer en las palabras de aquellos, para que también tengan vida eterna, si continúan fieles." (DyC 46:13-14; énfasis añadido). En otro lugar: "He aquí, yo, el Señor, que fui crucificado por los pecados del mundo, te doy el mandamiento de renunciar al mundo." (DyC 53 2). Al presidente Joseph F. Smith se le enseñó en su visión de la redención de los muertos que la salvación ha sido "por medio del sacrificio del Hijo de Dios sobre la cruz". (DyC. 138:35).

Decenas de pasajes del Libro de Mormón y las escrituras modernas hablan de la necesidad vital del sufrimiento y la muerte de Cristo. Es decir, no era solo su sufrimiento, sino también su muerte, en la cruel cruz del Calvario, el elemento indispensable del sacrificio expiatorio. Mormón explicó: "Y Aarón empezó a explicarles las Escrituras concernientes a la venida de Cristo y también la resurrección de los muertos; y que no habría redención para la humanidad, salvo que fuese por la muerte y padecimientos de Cristo, y la expiación de su sangre." (Alma 21: 9, compárese con 22:14). En resumen, "de cierto tiene que morir para que venga la salvación" (Helamán 14:15).

Esta doctrina fue enseñada desde el principio. Unos tres milenios antes de la venida de Jesús a la tierra, Enoc vio en visión "el día de la venida del Hijo del Hombre en la carne; y se regocijó su alma, y dijo: El Justo es levantado, y muerto es el Cordero desde la fundación del mundo". Enoc vio "que el Hijo del Hombre era levantado sobre la cruz, a la manera de los hombres" (Moisés 7:47, 55).

No tenemos ninguna disputa con aquellos que hablan reverentemente de la cruz, porque también lo hicieron aquellos cuyos escritos componen una parte significativa del Nuevo Testamento y aquellos que hablaron o escribieron lo que está contenido en nuestros propios registros bíblicos. La cruz es un símbolo. No nos oponemos a los símbolos, ya que nuestro pueblo erige las estatuas del ángel Moroni sobre nuestros edificios más sagrados y usa anillos HLJ u otras joyas para señalarnos realidades cada vez más elevadas.

Algunos se preguntan por qué no tenemos cruces en nuestras iglesias. Aunque no conozco ninguna prohibición doctrinal contra la exhibición de cruces, el hecho histórico es que muchos de los primeros santos tenían raíces puritanas. Los puritanos se oponían a la ceremonia y ornamentación excesiva, incluido el uso de cruces en sus casas de reuniones. De hecho, los primeros bautistas no pusieron cruces en sus iglesias hasta que comenzaron a pasar al protestantismo dominante en algún momento de la década de 1830.

Aunque nosotros como Santos de los Últimos Días no exponemos cruces en nuestros edificios, el presidente Joseph F. Smith observó que "habiendo nacido de nuevo, que es la eliminación del pecado del antiguo, y llevando con nosotros a Cristo Jesús, nos hemos convertidos en soldados de la Cruz, habiendonos alistado bajo la bandera de Jehová por tiempo y por la eternidad ".

El presidente Gordon B. Hinckley dijo: "En el Calvario, él era el Jesús moribundo". De la tumba emergió el Cristo Viviente. La cruz había sido el fruto amargo de la traición de Judas, el resumen de la negación de Pedro. La tumba vacía ahora se convirtió en el testimonio de su divinidad, la seguridad de la vida eterna, la respuesta a la pregunta sin respuesta de Job: "Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?" (Job 14:14).


En un momento en que el centro de atención del escrutinio público parece ser cada vez más intenso en los Santos de los Últimos Días. ¿Qué creemos realmente como miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días? ¿Qué causa que actuemos como lo hacemos? ¿Cómo nos sentimos como otros cristianos? ¿De qué maneras somos diferentes?

Nota del Director: Si bien concordamos con este artículo de Robert Millet, cabe señalar que aún cuando tenemos reverencia y respeto por la cruz, y muchos otros símbolos, a fin de cuenta son sólo eso: símbolos. No creemos por ningún motivo en objetos sin vida, o como dijo Pablo, "inanimados". Nuestra fe se basa en Jescucristo y su sacrificio que culminó en la cruz, pero no en la cruz por sí sola.

Expongo a continuación una explicación más directa del presidente Joseph F. Smith:


Aunque jamás hemos dudado de la sinceridad de los católicos y protestantes que usan el crucifijo como emblema u objeto complementando de su fe, dicha costumbre nunca ha sido aceptada por los miembros de la Iglesia de Jesucristo. Es indudable que para los creyentes en otras religiones el uso de la cruz es un gesto sincero y sagrado. Para ellos la cruz representa, no un símbolo de tortura sino algo que identifica el sacrificio y sufrimiento del Hijo de Dios. Sin embargo, inclinarse ante ella y considerarla un emblema digno de ser venerado a raíz del hecho de que nuestro Salvador murió en una cruz, es algo inconcebible …para los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.
La costumbre de usar la cruz se remonta a tiempos muy lejanos, y su significado primitivo u original es indefinido. Sin embargo, sabemos que los antiguos egipcios la usaban como un símbolo que representaba la abundancia y la fertilidad de las cosechas. Entre los cristianos, en cambio, su uso se generalizó como consecuencia de la crucifixión de Jesucristo. Esta costumbre de adorar la cruz es originaria de la primera mitad del siglo IV de nuestra era, debido a la pretendida visión del emperador Constantino, quien declaró haber visto una cruz brillando en el cielo y una señal (que le hizo saber que por medio de dicho símbolo serían posibles sus conquistas). Desde entonces creció y se generalizó la costumbre de usar crucifijos como medio u objetos de reverencia, y aun después de la protesta de los reformadores muchas iglesias protestantes conservaron esa tradición.
… ¿Por qué hemos de inclinarnos ante la cruz o usarla como símbolo de nuestra fe? Precisamente porque Jesucristo murió en la cruz, para los Santos de los Últimos Días el uso de emblemas que la representen es algo de mal gusto e inconsistente a la vez, conforme a nuestro concepto de adoración.
De entre todos los sistemas inventados para quitar la vida, la cruz es uno de los más atroces. Ella fue el elemento predilecto de la “justicia” romana en la antigüedad, y los romanos fueron un pueblo que sobresalió en el arte de las torturas. Podemos estar completamente seguros de que si nuestro Señor hubiera sido muerto con un puñal o una espada, habría resultado muy extraño ver que los pueblos cristianos del mundo estuvieran exaltando dichas armas mediante su uso cotidiano como figura de adoración o reverencia.

Un espíritu contrito y humilde y sinceras oraciones de gratitud son medios mucho mejores y seguramente más aceptables a la vista del Salvador para adorarle y manifestar que reconocemos las grandes bendiciones que de Él hemos recibido gracias a Su sacrificio voluntario, que el uso y la veneración de crucifijos.


Lo que los Santos de los Últimos Días creen sobre la Cruz + Por qué no está presente en nuestras iglesias Lo que los Santos de los Últimos Días creen sobre la Cruz + Por qué no está presente en nuestras iglesias Reviewed by camila meza on 09:43:00 Rating: 5

Comenta con Facebook aquí:

(Tarda unos segundos. Puedes comentar con Blogger/Gmail o anónimo más abajo)

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.