Por qué la Iglesia No Cambia sus Políticas de la Noche a la Mañana




Artículo de Opinión por Greg Trimble


Desde el comienzo de la iglesia, las políticas han sido la principal fuente de apostasía y contención dentro de la iglesia. Pero esas mismas políticas también han protegido en muchos casos a la iglesia y sus miembros de problemas desprevenidos. Los líderes de la iglesia, en la medida de sus posibilidades, implementan las políticas como un escudo o una protección... y en ocasiones como un método para apresurar la obra.

El cambio de edad de los misioneros, las preguntas de la recomendación del templo, si un director u obispo del SEI puede divorciarse, prop 8, la incapacidad de los hijos de padres homosexuales para bautizarse, usar el nombre "Mormón" para describir a la iglesia, usar jeans o pantalones cortos para BYU, la raza negra y el sacerdocio, el programa de escultismo, grupos de sumo sacerdote, bloques de 2 horas, vello facial, camisas blancas y corbatas, abrir un bar en el sótano del hotel de Utah, "maestros orientadores" o "ministrar",Y en los últimos tiempos... entrevistas de los obispos con los jóvenes. Con los años, la lista podría seguir y seguir y seguir. El cambio constante y la adaptación a las políticas de la iglesia nuevas y rescindidas es la norma y nunca veo ese cambio. Literalmente, casi todo lo que se pueda pensar sobre el gobierno de la iglesia podría ser considerado dependiendo de los tiempos en que vivimos y la necesidad del cambio.

Pero muchas de estas políticas a menudo se confunden con doctrina. Por ejemplo, la mayoría de la gente cree que la poligamia es una ley celestial y una parte central de la doctrina de las familias eternas. Me atrevo a decir que incluso la poligamia fue una política, una excepción temporal a la ley celestial de la monogamia. La única razón aceptable de las escrituras para la poligamia era levantar semillas, de lo contrario, era una abominación. Las escrituras están llenas de excepciones temporales a la ley eterna y la doctrina detrás de ella.


Incluso la palabra de sabiduría como la conocemos hoy es una política. Piénsalo. No podemos ingresar al templo por tomar una taza de té helado, pero el valle de Wasatch está consumiendo bebidas energéticas, opiáceos y hamburguesas con queso sin límite, como si no hubiera un mañana. Honestamente, ¿cuántos asistentes al templo "comen carne con moderación, sólo en tiempos de invierno o en tiempos de hambruna?" ¿Cuántos son adictos a las sustancias que nunca encontraron su camino en los manuales actuales de la iglesia? En ninguna parte ves la Sección 89 que dice que el hecho de no vivir la Palabra de Sabiduría te mantendrá fuera del templo. Fue Joseph F. Smith quien trajo de su misión una adicción al alcohol y al tabaco, quien posterior y sabiamente decidió que necesitaba llevar la Palabra de Sabiduría a otro nivel. Entonces el propio Heber J. Grant sintió que una prohibición completa de ciertas sustancias adictivas se convertiría en una pregunta de recomendación del templo. Y de nuevo... estas cosas podrían cambiar. Las políticas están siempre sujetas a cambios.

La iglesia, el "viejo barco Sión" es más como un buque de carga gigante, no una lancha rápida ágil. Esa es la naturaleza de una organización de su tamaño. Se necesita tiempo para que ocurra un cambio en la iglesia y ninguno de nosotros conoce realmente la razón del plazo necesario para que ese cambio ocurra.

Lo que es interesante para mí es que son muy pocas personas alguna vez dejan la iglesia, que tienen problemas con la iglesia o crean una rebelión contra la iglesia por razones doctrinales. Eso me dice que la doctrina es sólida y dulce, y que si nos mantuviéramos fieles a las razones por las que entramos a la iglesia, entonces habría mucho menos contención y angustia para aquellos que se encuentran en desacuerdo con esta o aquella política.

Viendo el  historial de discipulado de toda la vida de los líderes de la iglesia, puedo creer en un alto porcentaje que son buenos hombres y mujeres que verdaderamente están tratando de hacer lo correcto. No percibo otra agenda que no sea hacer la voluntad del Señor.

Están tratando de navegar este buque de carga a través de los vientos y las olas de los tiempos en que vivimos. La turbulencia del mundo requiere un pensamiento profundo y pesado por parte de aquellos que dirigen la iglesia. Esos pensamientos profundos y pesados ​​pueden resultar en inspiración o revelación. Esa inspiración a menudo causa cambios dentro de la iglesia. Ese cambio, aunque no siempre etiquetado como tal, generalmente se manifiesta como una política. Y el cambio a menudo hace que la gente pierda la cabeza.

Nunca vemos las doctrinas centrales siendo cambiadas o cuestionadas. Al parecer, nadie discute sobre las cosas que realmente importan, a saber, que Cristo vino a la tierra, descendió debajo de todas las cosas, expió nuestros pecados, fue levantado sobre la cruz, y luego resucitó para que cada uno de nosotros pudiera vivir más allá de la tumba. No se ven muchos votos disidentes en la conferencia sobre los Artículos de Fe, sobre cómo se administra el sacramento o sobre cómo bautizar a alguien.

¿Pueden las políticas ser inspiradas? Por supuesto que pueden, y muchas lo son. ¿Pudo un profeta implementar una política que no fue inspirada? Creo que lo hemos visto suceder muchas veces en las Escrituras. Jonás hizo una política para retener el evangelio de toda la ciudad de Nínive. El Señor finalmente lo corrigió. Pedro ignoró a los gentiles. El Señor finalmente lo corrigió. Si David O. McKay no se sintió inspirado para hacer lo que se hizo en 1978 con Spencer W. Kimball, entonces como vimos, el Señor finalmente lo corrigió.

El punto es que ustedes pueden estar de acuerdo o en desacuerdo con una política y aún permanecer, ejercer fe y amar la doctrina. Ustedes saben que la doctrina es buena. No mucha gente negaría eso, incluso desde fuera de la iglesia. El plan de salvación, las familias eternas, la expiación. No vemos que estas cosas cambien. Y sin embargo, demasiados de nosotros estamos tan enfocados en este o aquel programa o política que gastamos nuestra energía espiritual rodeados de controversia, contención y confusión.

Si algo no está bien, el Señor eventualmente lo corregirá. Y a veces lo que creemos que no es correcto, es realmente correcto para el momento en que vivimos.

A veces, los miembros tienen problemas con una política particular que no les gusta. Luego asumen automáticamente que los líderes de la iglesia no son buenos o son ignorantes, y si esas políticas no se modifican dentro de lo que el individuo considera un marco de tiempo aceptable, creen que les corresponde a ellos mismos cambiar el barco.

Asumen lo peor, demandan un cambio instantáneo y lo hacen sin conocer todos los hechos. Es como si estuvieran en la nave, mirando por sus ventanas y viendo algunos restos con los que la nave se toparía. Gritan y gritan para que el capitán gire 45 grados a la derecha. Entonces suponen que el capitán está dormido al timón cuando no responde. Pero lo que quizás no sepan es que el capitán ha detectado un iceberg a 45 grados y si la nave se gira en ese momento, podría ser desastroso.

Está bien hacer que tu voz sea escuchada. De hecho, en muchos casos, es útil. Pero crear contienda sobre suposición no es el camino a seguir.

El cambio nunca debe tener lugar por capricho y me alegra que no tengamos líderes que actúen impulsivamente o que tomen decisiones imprudentes. Pero tengan la seguridad de que, si algo no está bien, el Señor lo arreglará. No un hombre. No cualquier hombre.

Fuente: Greg Trimble


Por qué la Iglesia No Cambia sus Políticas de la Noche a la Mañana Por qué la Iglesia No Cambia sus Políticas de la Noche a la Mañana Reviewed by camila meza on 10:04:00 Rating: 5

Comenta con Facebook aquí:

(Tarda unos segundos. Puedes comentar con Blogger/Gmail o anónimo más abajo)

1 comentario:

  1. Jamás he dudado de la doctrina de la iglesia, es perfecta. Algunas politicas node cambios no las entendía, paulatinamente las he aceptado, cuando he escudriñado las escrituras, o en oración, soy algo rebelde en algunas cosas pero respeto mucho las decisiones que se toman, me enfoco en nuestro Salvador, aún no he realizado las ordenanzas de investidura, visitando el templo observé los precios y la calidad de las prendas, me cuestioné sobre ello, me dije se supone que es la Iglesia de Jesucristo mi salvación depende de mi comportamiento el cumplimiento de los mandamientos, pero este vestido blanco que tiene más precio que estos otros me ayudarán en algo. Recordé a Jesús cuando desechó a los comerciantes del templo. Esta política de precios no lo considero. Se d3be unificar una sola calidad, a precio equitativo es la Iglesia de Jesucristo creo que no se debe mercantilizar es mi opinión.

    ResponderBorrar

Con tecnología de Blogger.