¿Cómo Podemos Justificar los Polémicos Escritos del Diario de Discursos de La Iglesia?



por Clay Gorton (adaptado)

El Diario de los Discursos (Journal of Discourses) es una colección muy interesante de escritos de la historia temprana de la iglesia, sin embargo, hay algunos puntos importantes que debemos recordar al leerlos.

[Existen temas como] la expiación por sangre y la poligamia, que son de naturaleza muy compleja, así como se ve en el registro. Al igual que al estudiar cualquier asunto doctrinal en el Evangelio de Jesucristo, es esencial comenzar con una oración sincera. Esto es algo que he aprendido de mi propia lectura a través de los volúmenes.

En segundo lugar, debe recordarse que el Diario de los Discursos, que contiene las palabras de los profetas y otros líderes tempranos en la iglesia, no se considera escritura de la iglesia.

La doctrina escrita oficial de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se encuentra en la Biblia, el Libro de Mormón, Doctrina y Convenios y la Perla de Gran Precio. Hay muchos otros excelentes escritos de los primeros años de la iglesia, que incluyen Discursos sobre la fe y Jesús el Cristo un poco después. Sin embargo, ninguno de estos volúmenes inspiradores son escrituras. Como tales, no tienen una fuerza vinculante sobre las doctrinas o creencias de la iglesia.

Hay un proceso definido por el cual se agrega el canon de las Escrituras en la iglesia.

1. Debe venir del profeta como una revelación. La revelación en cuestión debe dirigirse completamente a la membresía general de la iglesia. Esto significa que las revelaciones específicas a individuos o unidades dentro de la iglesia generalmente no se presentan para su inclusión en los registros estándar.

2. Se debe presentar a la Primera Presidencia para que se acepte como verdadera revelación.

3. Debe ser presentado al Quórum de los Doce Apóstoles para su aceptación como verdadera revelación.

4. Luego se debe presentar a sucesivas autoridades generales para que sean aceptadas como verdadera revelación.

5. Finalmente, se debe presentar a la membresía general de la iglesia para que se acepte como verdadera revelación.

En cuanto al Diario de los Discursos, ninguno de sus escritos, en su totalidad o en parte, ha sido presentado como una revelación directa a la iglesia en general. Es por esto que no es vinculante como escritura autoritativa. Otro ejemplo sería el libro Stand For Something del presidente Gordon B. Hinkley. Es un excelente libro, y contiene las palabras de un profeta entonces vivo, pero no es una escritura oficial.

Tercero, los profetas no siempre hablan bajo la dirección del Espíritu Santo. Esto definitivamente incluye a Brigham Young [de quien se habla mucho sobre dichos polémicos]. Necesitamos recordar que los profetas de Dios son hombres mortales. Son libres de pensar y actuar como quieran. Como poseen su albedrío, todavía tienen la capacidad de equivocarse y cometer errores.

Incluso Moisés se atribuyó el milagro del agua que venía de la roca cuando la golpeó. Definitivamente fue un profeta, pero se equivocó en lo que dijo en un momento emocional.

En realidad, Jonás huyó de un llamado de Jehová. Seguramente huir de las responsabilidades del sacerdocio no es parte de la Ley de Moisés, sin embargo, Jonás siguió teniendo autoridad cuando cumplió con su deber.

Finalmente, la iglesia también se basa en la doctrina de la revelación continua del Padre Celestial a su profeta este mismo día. Debido a esto, los profetas sucesivos tienen autoridad para aclarar, expandir o anular las palabras de los profetas anteriores. Un ejemplo de esto se ve en el esfuerzo misionero. Durante mucho tiempo, el estándar para el servicio misionero se basó en la limpieza espiritual y la dignidad. Ahora se ha cambiado la norma para incluir la aptitud física y la buena salud. Esto significa que muchos de los que hubieran podido servir antes no pueden hacerlo ahora.

El Diario de Discursos proviene de un tiempo diferente, de personas con una visión del mundo diferente a la actual. No es algo que pueda leerse y entenderse rápidamente.

Fuente: C. Gorton

¿Cómo Podemos Justificar los Polémicos Escritos del Diario de Discursos de La Iglesia? ¿Cómo Podemos Justificar los Polémicos Escritos del Diario de Discursos de La Iglesia? Reviewed by Hernán Felipe Toledo on 16:08:00 Rating: 5

Comenta con Facebook aquí:

(Tarda unos segundos. Puedes comentar con Blogger/Gmail o anónimo más abajo)

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.