¿Se puede realizar Milagros sólo con Fe (sin sacerdocio)?



Generalmente los milagros en la Biblia son relacionados con la fe.

En algunos versículos de Marcos 9, se llega al núcleo de lo que Jesús está tratando de enseñarle a Juan:
39 Pero Jesús dijo: No se lo prohibáis, porque ninguno hay que haga milagro en mi nombre que luego pueda decir mal de mí.
40 Porque el que no está contra nosotros, por nosotros está.
41 Y cualquiera que os diere un vaso de agua en mi nombre, porque sois de Cristo, de cierto os digo que no perderá su recompensa.
42 Y a cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le fuera que se le atase una piedra de molino al cuello y que fuera echado al mar.
La principal preocupación de Jesús en este contexto parece ser el extraño anónimo que, por buenas intenciones, intenta hacer el bien en nombre de Jesús y promover su causa. El Señor no quiso que el celo de este "pequeño" espiritual fuera sofocado, u "ofendido", por una insistencia inapropiada en los procedimientos legalistas. De esta situación, el élder James E. Talmage escribió (en Jesus the Christ, capítulo 24, páginas 390-391):

“Que el hombre que había intentado hacer el bien en el nombre de Jesús era evidentemente sincero, y que sus esfuerzos eran aceptables para el Señor, no podemos dudar; su acto fue esencialmente diferente de las suposiciones injustas por las cuales algunos otros fueron reprendidos después; ciertamente era un creyente en Cristo, y puede haber sido uno de la clase de la cual el Señor pronto seleccionaría y comisionaría como ministros especiales y Setentas".

En una nota a pie de página de este pasaje, el élder Talmage contrasta este incidente con el fallido intento de los hijos de Sceva de expulsar a los demonios en el nombre de Cristo como se relata en Hechos 19:13-17.

¿Es posible hacer milagros solo a través de la fe? 

Claramente, sí. En un reciente discurso de conferencia sobre curaciones, el élder Dallin H. Oaks enseñó:

Sabemos que la oración de fe, pronunciada a solas o en nuestros hogares o lugares de adoración, puede ser eficaz para sanar a los enfermos. En muchos pasajes de las Escrituras se hace referencia al poder de la fe para sanar a una persona. El apóstol Santiago enseñó que debemos “ora[r] los unos por los otros, para que [seamos] sanados”, y agregó: “la oración eficaz del justo puede mucho” (Santiago 5:16). Cuando la mujer que tocó a Jesús fue sanada, Él le dijo: “…tu fe te ha sanado” (Mateo 9:22). Asimismo, en el Libro de Mormón se enseña que el Señor “obra por poder, de acuerdo con la fe de los hijos de los hombres” (Moroni 10:7).

En una reciente encuesta nacional se descubrió que aproximadamente ocho de cada diez estadounidenses “creen que los milagros todavía suceden hoy día como [sucedían] en la antigüedad”. Una tercera parte de las personas que participaron en la encuesta dijeron que habían “vivido o presenciado una curación divina”. Muchos Santos de los Últimos Días han experimentado el poder de la fe al sanar a los enfermos. Escuchamos también ejemplos de ello entre personas de fe en otras iglesias. Un periodista de Texas describió uno de estos milagros. Cuando una niña de cinco años respiraba con dificultad y le dio fiebre, los padres la llevaron de inmediato al hospital. Para cuando llegó, los riñones y los pulmones ya le habían dejado de funcionar, tenía una fiebre de 41,7º C y tenía el cuerpo de color rojo vivo y cubierto de lesiones color púrpura. Los doctores dijeron que estaba muriendo de síndrome de shock tóxico, por causa desconocida. Al enterarse de ello la familia y los amigos, la gente temerosa de Dios comenzó a orar por ella, y se realizó un servicio especial de oración en la congregación protestante de Waco, Texas, a la que pertenecían. De forma milagrosa, repentinamente regresó del borde de la muerte y fue dada de alta del hospital en poco más de una semana. Su abuelo escribió: “Ella es prueba viviente de que Dios sí contesta las oraciones y obra milagros”.

En verdad, como lo enseña el Libro de Mormón, Dios “se manifiesta por el poder del Espíritu Santo a cuantos en él creen; sí, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, obrando grandes milagros… entre los hijos de los hombres, según su fe” (2 Nefi 26:13).

¿Cuál es, entonces, la ventaja de tener un poseedor del sacerdocio que intenta invocar el mismo milagro?

Principalmente, la ventaja radica en la autoridad de la persona que ofrece la bendición. Esta autoridad le permite al poseedor del sacerdocio el discernimiento que necesita para, en las palabras de Bruce R. McConkie, "permanecer en el lugar y posición de su Maestro, que es el Élder Principal, para ministrar a sus semejantes" (Tan solo un Élder, junio 1975), de modo que la voz del poseedor del sacerdocio se convierta en la voz del Señor; los actos del poseedor del sacerdocio sean los actos del Señor.

El Señor reconoce esta autoridad y, en la sección 42 de Doctrina y Convenios, ofrece una promesa especial a aquellos que buscan las bendiciones de sanación a través de ella:
44 Y los élderes de la iglesia, dos o más, serán llamados, y orarán por ellos y les impondrán las manos en mi nombre; y si murieren, morirán para mí; y si vivieren, vivirán para mí.
48 Y además, sucederá que el que tuviere fe en mí para ser sanado, y no estuviere señalado para morir, sanará.
Observe que esta promesa no dice que "puede" ser sanado, o "podría" ser sanado; sino que será sanado.

La autoridad del sacerdocio, entonces, puede facilitar la realización de grandes milagros, incluso si esos mismos milagros también pueden ser efectuados solo por la fe. Sin embargo, un lugar donde la autoridad del sacerdocio es absolutamente insustituible es en el gobierno de la Iglesia y la administración de las ordenanzas de salvación. En la dirección titulada simplemente "Ordenanzas" dada en BYU el 3 de febrero de 1980, el élder Boyd K. Packer estableció una conexión entre las palabras ordenado, ordenanza y orden; y recomiendo leer toda la charla. Está disponible aquí (en inglés).

Fuente: C. Gorton

¿Se puede realizar Milagros sólo con Fe (sin sacerdocio)? ¿Se puede realizar Milagros sólo con Fe (sin sacerdocio)? Reviewed by Hernán Felipe Toledo on 10:24:00 Rating: 5

Comenta con Facebook aquí:

(Tarda unos segundos. Puedes comentar con Blogger/Gmail o anónimo más abajo)

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.