La Gran Lección Matrimonial que Élder Rasband aprendió al Decidir No Terminar la Universidad



En 1976, yo era el presidente del quórum de élderes en el pabellón de mi campus, y el hermano Jon Huntsman era el asesor del sumo consejo. Él ya tenía éxito en su negocio de plásticos. Incluso recuerdo que me entregaba un cheque personal por $ 1,000 con estas simples instrucciones: "Use esto para ayudar a los necesitados en su quórum". Nunca debían saber de dónde venía el dinero.

Después de un año de trabajar con él en ese entorno eclesiástico, un día me sorprendió cuando me pidió que fuera a su oficina. Allí estaba en un entorno de negocios profesional y lujoso, yo, el hijo de un conductor de camión, cuando Jon me invitó a unirme a su compañía que trabajaba en mercadotecnia y ventas. Fui honrado, la hermana Rasband y yo habíamos estado orando por un empleo significativo después de la graduación. Teníamos una familia joven, y vivíamos con fondos escasos.

Jon explicó que no le interesaban mis credenciales académicas, que no eran estelares, sino que había visto mis fortalezas de liderazgo y carácter que se ajustaban bien a su negocio. Esos rasgos que observó eran una fuerte ética de trabajo y una capacidad para hacer malabarismos con las presiones de la familia, la educación, el trabajo y el servicio a la Iglesia. Aprendí que eran sus mejores rasgos.

Inmediatamente respondí que su oferta era una respuesta a la oración y que me encantaría unirme a su compañía después de graduarme en la primavera. Mi título universitario fue muy importante para mí, mi esposa y mis padres.

Él sonrió y luego dijo: "Te necesito ahora". La próxima semana, explicó, estaría en Troy, Ohio, en una de sus plantas de empaque para negociar con un cliente importante. Si quería el trabajo, necesitaba estar con él como el nuevo gerente de cuentas. Eso fue todo. El trabajo sería la semana que viene o no habría ningún trabajo en absoluto.

Esa noche, después de buscar el consejo de seres queridos y amigos, la hermana Rasband y yo oramos fervientemente para que nos guiara. Mi querida esposa, Melanie, se inspiró con nuestra respuesta. "¿No es esto para lo que la gente va a la universidad, para encontrar una oportunidad como esta?", preguntó.

Estuvimos de acuerdo en que era correcto. El Espíritu confirmó nuestra decisión y tomamos el trabajo en Ohio.

Salí del campus de la Universidad de Utah solo dos semestres antes de recibir mi título. Once años después, me sorprendí y me volví humilde cuando Jon Huntsman me nombró presidente de su corporación global, con miles de empleados y miles de millones en ingresos, ¡y aún sin ese título universitario! No estoy recomendando que nadie se salte ese último paso importante en su educación. Pero esto debería sugerir que hay una obra maestra dentro de cada uno de nosotros, y cuando nos nutrimos espiritualmente, seguimos la guía con cuidado y nos comprometemos lealmente a construir nuestras familias y el reino del Señor, todo es posible.

¿Qué aprendí de ese comienzo? Aprendí que el matrimonio es una sociedad y que usted y su esposa o esposo enfrentan la vida juntos. Para cada uno de ustedes, su cónyuge a veces recibirá la inspiración para ambos. Eso es lo que sucedió en este lanzamiento de mi carrera empresarial. La hermana Rasband y yo aprendimos temprano a dar consejos juntos. Ese aspecto espiritual de nuestra relación, y nuestra confianza en el Señor, ha sido nuestra base durante muchos años.

Cada una de las historias sinceras, mensajes breves y citas inspiradoras es un recordatorio importante de que el Señor está en los pequeños detalles de nuestras vidas. El élder Rasband demuestra repetidamente que somos guiados de acuerdo con Su diseño divino. Nuestro Padre Celestial está interesado en nuestro éxito y nuestra felicidad eterna, y Él ha provisto al Espíritu Santo para ayudarnos a elegir sabiamente para que podamos regresar a Él algún día.

Fuente: ldsliving

La Gran Lección Matrimonial que Élder Rasband aprendió al Decidir No Terminar la Universidad La Gran Lección Matrimonial que Élder Rasband aprendió al Decidir No Terminar la Universidad Reviewed by Hernán Felipe Toledo on 10:37:00 Rating: 5

Comenta con Facebook aquí:

(Tarda unos segundos. Puedes comentar con Blogger/Gmail o anónimo más abajo)

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.