El Poder de la Comida y los Refrigerios en la Iglesia y en todas las Iglesias




¿Quien no ha estado en actividades sin refrigerio y luego con refrigerio, y al hacer la comparación de asistencia, se nota bastante?

Más allá de que las cosas en la Iglesia suceden por nuestros testimonios, también existe una parte social. Y dentro de eso se encuentran las cosas divertidas como los bailes, actividades de canto o karaoke, y especialmente actividades que involucren degustación de comidas e incluso pequeños refrigerios. Siempre estas actividades suelen ser muy concurridas e interesantes y buenísimas instancias para invitar personas que no sean miembros de la Iglesia, y que se da en muchas iglesias diferentes.

Pero, ¿por qué sucede esto? No sólo se trata de que comer es rico. Según algunos interesantes estudios aprendemos que la comida y "sentarse juntos a la mesa" puede propiciar más la unidad y los objetivos en común.

Resultado de imagen para refrigerio lds

Hace poco salió un artículo en Deseret News que comenta sobre la pregunta: ¿Puede una buena comida traer gente a la iglesia? Un número creciente de congregaciones así lo creen.

Las iglesias de todo el país organizaron cenas de panqueques el martes por la noche, continuando con una tradición de siglos de dar la bienvenida al período solemne de la Cuaresma con una última fiesta llena de calorías.

Durante la Cuaresma, que comienza el 6 de marzo (miércoles de ceniza) y finaliza el 21 de abril (Pascua) este año, muchos cristianos evitan los alimentos como dulces y los refrescos, eliminando los malos hábitos para enfocarse mejor en la reflexión espiritual. El cincuenta y siete por ciento de los estadounidenses que observan la Cuaresma "ayuna de una comida o bebida favorita" durante esta temporada litúrgica, informó LifeWay Research en 2017.

Sin embargo, la disciplina de la Cuaresma no evitará que los grupos religiosos organicen comidas comunitarias durante los próximos dos meses. Los eventos centrados en la comida están desempeñando un papel cada vez más importante en las comunidades religiosas a medida que los líderes tratan de usar la comida para llegar a las personas que son escépticas de la religión organizada y fortalecer la fe de los feligreses habituales.

"Asumir que la gente caminará por las puertas de nuestras iglesias por su cuenta no está funcionando", dijo el Reverendo Jackie Spycher, quien se desempeña como pastor asistente de divulgación en la Iglesia Presbiteriana de Northbrook en Beverly Hills, Michigan. "Necesitamos conocer a las personas donde están, y dónde están es pasar el rato en restaurantes..."

Las discusiones en grupos pequeños sobre comidas caseras o noches de teología en centros de comida locales rompen barreras y ajustan las expectativas de adoración de las personas, dijo la Reverenda Meredith Mills, quien dirige un ministerio llamado Gastrochurch en Houston, Texas, que organiza cenas mensuales en torno a eventos de temas religiosos y espirituales.

También honran el significado teológico de la comida.

"Lo que pones en tu cuerpo es parte de tu práctica espiritual", dijo. "Informa cómo te relacionas con la creación de Dios y cómo honras a tu cuerpo como parte de la creación".

Comida con un lado de fe

La Reverenda Mills comenzó a hacer una lluvia de ideas sobre "Gastro-iglesias" hace unos cuatro años, cuando aún desempeñaba un papel de liderazgo tradicional en una Iglesia Metodista Unida. Se había dado cuenta de que muchos de sus amigos de 20 y 30 años no estaban animados por los servicios típicos de la iglesia y querían ofrecerles algo más único.

"Un servicio de una hora de domingo por la mañana no se ajustaba a las necesidades de discipulado de ... jóvenes profesionales solteros", dijo. "Comencé a tratar de imaginar lo que podría crear a lo que ellos quisieran venir".

Ella aterrizó en un plan para organizar discusiones espirituales estructuradas sobre deliciosas comidas y luego se asoció con la Conferencia Anual de Texas de la Iglesia Metodista Unida para que esto sucediera. Como líder de Gastrochurch, el reverendo Mills ahora organiza cenas mensuales sobre temas como la culpa, la gracia y el coraje.

"Están básicamente todos los elementos de un servicio tradicional de los domingos por la mañana, a excepción de la música, que se distribuye en una comida de dos horas los viernes o sábados por la noche", dijo.

Esta configuración y sincronización inusual atrae a una multitud diversa, agregó el Rev. Mills. Aunque sus comentarios durante cada evento provienen de una perspectiva cristiana, judíos, musulmanes y ateos han participado.

"Este fin de semana, miré alrededor de la mesa y había dos personas que crecieron en la Iglesia de Cristo pero que no habían asistido durante 10 años, una persona que fue a la Iglesia Católica pero estaba diciendo que no creía en Dios ... y otra persona desencantada con el lado fundamentalista del cristianismo", dijo el reverendo Mills. "Sentado a mi lado había alguien que nunca había estado en una iglesia".

Gastro-iglesia tiene como objetivo principal llevar a las personas que se sienten desconectadas de la fe a los espacios religiosos. Capitaliza el interés de la gente por la buena comida y la buena conversación.

"La comida es enorme en nuestra cultura en este momento", dijo el reverendo Mills, citando el aumento de los programas de cocina y las cuentas de Instagram centradas en la comida.


Para otras congregaciones, la comida puede fortalecer la fe de las personas que ya asisten regularmente a la iglesia. Hablar sobre teología en un plato de aperitivos puede profundizar las relaciones que comenzaron en un banco el domingo por la mañana, dijo la reverenda Spycher, que organiza noches mensuales de teología en un pub como parte de su trabajo de divulgación.

"Pensé que (estos eventos) atraerían a los jóvenes, pero nuestros asistentes regulares tienen más de 70 años", dijo. "Están hablando con personas que asumí que ya sabían ... Se está rompiendo" la congregación.

Una mesa de restaurante es un ambiente menos formal que una capilla o un aula de escuela dominical. Puede aliviar la tensión que a veces impide el crecimiento espiritual, dijo el Reverendo Spycher.

"La gente no tiene que venir con un cierto nivel de experiencia. Están hablando principalmente de sí mismos y luego nos adentramos en alguna teología", dijo.

Una mesa sagrada

Aunque las noches de teología en restaurantes son un fenómeno relativamente nuevo, la comida ha desempeñado un papel fundamental en las comunidades religiosas.

Por ejemplo, desde el comienzo de la tradición Sikh, las congregaciones han ofrecido comidas a cualquier persona necesitada. Este ritual, llamado langar, enseña a los sijs a practicar el desinterés, dijo Simran Jeet Singh, un educador y activista sij.

"Comer juntos es una forma poderosa de construir comunidad", dijo. "Cuando todos nos sentamos juntos, estamos en el mismo nivel", y las diferencias económicas, políticas y sociales se desvanecen.

Hay investigaciones para apoyar esta afirmación. Un experimento reciente demostró que dos personas que comen el mismo tipo de alimentos durante las negociaciones llegan a un acuerdo más rápido que las personas que comen diferentes alimentos, informó NPR en 2017.

En el contexto cristiano, las comidas compartidas, como una comida después de un funeral o un bautismo, consolidan los lazos congregacionales. También se hacen eco del ritual de la comunión, durante el cual los cristianos recuerdan la vida y el sacrificio de Jesucristo, dijo el reverendo Mills.

"Cada mesa debe ser un tiempo de comunión con Dios y entre sí y con la creación", dijo. "Cada mesa tiene el potencial de ser sagrada".

En otras palabras, las reuniones de Gastro-iglesia o las noches de teología son una continuación de eventos congregacionales más formales. En lugar de restar importancia a los rituales más tradicionales, hacen que estas prácticas espirituales sean más accesibles, dijo el reverendo Mills.

"La comida es una poderosa herramienta espiritual que a veces subestimamos", dijo.

A través de su trabajo de divulgación centrado en la comida, Reverendo Spycher aprendió que las personas todavía están interesadas en temas espirituales y religiosos difíciles, incluso si rara vez asisten a los servicios del domingo por la mañana.

"No es que las personas hayan dejado de hacer preguntas espirituales. Es que han dejado de buscar respuestas dentro de los límites de un servicio tradicional de la iglesia", dijo. "Si vamos a encontrar a las personas donde están, entonces tenemos que ir a donde están".

Dentro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días no se suele hacer actividades de comidas en restaurantes o lugares públicos, aunque no es una mala idea. Generalmente se usan parques o el mismo edificio de la capilla para realizar cenas, bailes, o muestras gastronómicas.

En vista de las demás experiencias, es probable que las nuevas prácticas mencionadas, tomen fuerza para poder ayudar a que las personas se reúnan y compartan más fácilmente, convirtiéndose esto en una poderosa herramienta misional.

Fuente: Adaptado de DeseretNews
El Poder de la Comida y los Refrigerios en la Iglesia y en todas las Iglesias El Poder de la Comida y los Refrigerios en la Iglesia y en todas las Iglesias Reviewed by Hernán Felipe Toledo on 16:03:00 Rating: 5

Comenta con Facebook aquí:

(Tarda unos segundos. Puedes comentar con Blogger/Gmail o anónimo más abajo)

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.