Con Esta Tradición en Discursos Sacramentales Damos Mal Ejemplo a los Niños



Cuando una joven oradora se puso de pie y comenzó su primer discurso en la reunión sacramental, me di cuenta de que sonaba como una típica oradora adulta (excusándose), y eso no era algo bueno.

Todos hemos escuchado el típico discurso en la reunión sacramental que comienza con una "historia de espanto" como: "Suelo tratar de evitar que me asignen discursar", "miro a través de las persianas o finjo que no estoy en casa al saber que el obispo está en la puerta para pedirme un mensaje en la reunión sacramental" o "evito las llamadas telefónicas del obispado", o alegando mentalmente sobre la persona que le pidió discursar.

Es una parte peculiar y prolífica de la cultura de los Santos de los Últimos Días, y no es solo una "cosa de Utah". Mientras asistía a la iglesia en India y el Caribe, me maravillé cuando los miembros locales comenzaban a hablar de esta manera. Pero no fue hasta que escuché a esta niña de 12 años de edad que... me di cuenta de que los adultos estamos transmitiendo este temor de hablar a la siguiente generación, tal como se nos transmitió a nosotros.

Incluso si no se comparte una "historia de terror", un orador a menudo expresa su temor y ansiedad por estar en el púlpito. La mayoría de nosotros podemos entenderlo, pero ¿cuántos de nosotros hemos considerado cómo afecta a los niños en la congregación cuando nos escuchan hablar de esta manera?: "Cuando me dieron el discurso estuve Asustado". "Nervioso". "Enfermo de mi estómago por los nervios". ¿Es realmente así como queremos que nuestros hijos, o cualquier otra persona, se sientan acerca de dar un discurso en la reunión sacramental?

No estoy sugiriendo que no deberíamos sentir estas emociones, hablar en público es aterrador para la mayoría de las personas. Sin embargo, estoy sugiriendo que guardemos estas emociones para nosotros mismos cuando estemos en el púlpito. Ciertamente, la mayoría de los niños en la congregación no confían en cada una de nuestras palabras, pero sospecho que se están dando cuenta más de lo que pensamos. Si esto es lo que nuestros hijos escuchan semana tras semana, por supuesto que lo imitarán cuando llegue su turno de hablar.

Como miembros de la Iglesia, a menudo se nos pide que hablemos en público, pero en realidad nadie nos enseña cómo ser oradores públicos eficaces. Por lo tanto, se convierte en nuestra responsabilidad personal el aprender.

Una gran manera es emular a los líderes de la Iglesia. Por ejemplo, en una conferencia general, no vemos a nadie que comience a hablar de esta manera, incluso cuando es la primera vez que hablan a millones de personas en todo el mundo. Tal vez podamos seguir ese ejemplo y esforzarnos más para mantener el enfoque en el mensaje y alejarnos de nosotros mismos. Incluso podríamos elegir a uno de nuestros líderes favoritos y estudiar su estilo de habla observando los mensajes de conferencias pasadas en ChurchofJesusChrist.org.

También hay muchos recursos excelentes, como Toastmasters International o Dale Carnegie, clases o clubes para hablar en público, así como innumerables libros y un montón de Charlas TED. Con solo una búsqueda rápida en Internet, esté seguro de encontrar algo que se ajuste a sus necesidades.

Afinar nuestras habilidades para hablar en público definitivamente nos beneficiará en el trabajo y en las organizaciones comunitarias, pero como Santos de los Últimos Días, tenemos un propósito superior: enseñar la Palabra de Dios y ayudarnos mutuamente a sentir el Espíritu. No podría estar más de acuerdo con el ex predicador bautista y el Santo de los Últimos Días, Wain Myers, quien señaló: “Como miembros de la Iglesia, es nuestra responsabilidad tomar nuestro turno para hablar en la reunión sacramental. "Esta verdad hace que sea imperativo que nos tomemos el tiempo para aprender a hablar y comunicar nuestros pensamientos y sentimientos a una congregación desde el púlpito".

Sé que tomará mucha práctica y esfuerzo, pero espero con ansias el día en que los oradores de la reunión sacramental renuncien a esta manera "tradicional" de comenzar una conversación y romper el ciclo para la próxima generación.

Fuente: ldsliving



Con Esta Tradición en Discursos Sacramentales Damos Mal Ejemplo a los Niños Con Esta Tradición en Discursos Sacramentales Damos Mal Ejemplo a los Niños Reviewed by Hernán Felipe Toledo on 11:37:00 Rating: 5

Comenta con Facebook aquí:

(Tarda unos segundos. Puedes comentar con Blogger/Gmail o anónimo más abajo)

1 comentario:

  1. Es verdad que es inadeuado hablar de el nerviosismo o esos comentarios porque tambien no olvidemos que tenemos un tiempo sagrado y que debemos usarlo con sabiduria. Gracias por compartir esta nota

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.