Enfermero Santo de los Últimos Días en primera línea contra el COVID Cuenta su Experiencia




He pensado mucho en los que están en primera línea luchando contra COVID-19. Al igual que aquellos que se alistan en el ejército en tiempos de paz, me he preguntado si estos enfermeros y médicos alguna vez consideraron que podrían ser llamados a combatir una pandemia. Pero eso es exactamente lo que sucedió en medio de COVID-19. Admiro su valentía cuando entran voluntariamente en una situación que pone en peligro su vida con la esperanza de salvar la vida de los demás.

Esto se volvió muy real para mí cuando mi amigo Leandrew Tirrell, un enfermero que generalmente trabaja en Salt Lake City, Utah, escribió una publicación en Facebook sobre su experiencia como voluntario para ayudar en la ciudad de Nueva York. Pensamos en estas personas como nombres aparentemente sin rostro hasta que reconoces la cara en la imagen y piensas que hace solo unas semanas, estabas riendo y bromeando con esa persona sin tener idea de lo que le esperaba. Y supongo que eso siempre es cierto. Nunca sabemos qué nos depara el mañana, pero, en esta situación, hay hombres y mujeres involucrándose valientemente mientras que al resto de nosotros se nos pide que hagamos nuestra parte simplemente quedándonos en nuestros hogares. Que demostremos nuestra gratitud por su sacrificio y que recordemos a todos ellos en nuestras oraciones.

La experiencia de Leandrew es la siguiente:

                                 
La semana pasada volé a la ciudad de Nueva York para responder a la crisis de COVID-19. Desde entonces, muchas personas me han contactado para conocer mi experiencia. He ido de un lado a otro tratando de decidir qué compartir. No quiero aumentar el miedo/histeria porque ya hay suficiente de eso. Dicho esto, esto es diferente a todo lo que he visto en mi carrera de enfermería. 
Llegar a Nueva York fue surrealista. Mi viaje desde el aeropuerto a Times Square tomó menos de 20 minutos. Las calles, las vitrinas y los restaurantes estaban casi completamente vacíos. Al registrarme con mi agencia, me dijeron que estaba efectivamente de guardia. Supuse que eso significaba que estaría trabajando dentro de las 24 horas. Sorprendentemente, la llamada tardó en llegar. La oficina de personal estaba abrumada al tratar de procesar la gran afluencia de nuevos enfermeros. Durante los primeros días caminé por Manhattan tratando de aliviar mi creciente ansiedad. Estaba frustrado por la espera, pero si soy 100% honesto, una parte de mí se sintió aliviada. Me di cuenta que esto iba a ser duro por la mirada angustiada en los rostros de los enfermeros cuando regresaron de la primera línea.
Finalmente, llegó el llamado y me asignaron al turno de noche en un hospital mediano. El grupo con el que comencé está formado por 20 enfermeros. Reforzamos un grupo de 30 enfermeros que habían llegado la semana anterior. Nuestra llegada trajo grandes sonrisas a las caras de nuestros colegas. Habían estado severamente cortos de manos y corrían harapientos. Mi unidad es un centro quirúrgico que se ha convertido en una UCI. Decir que es un desastre desorganizado podría ser un eufemismo. Fue apropiado que estuviese allí para la Pascua porque cada día se siente como una búsqueda del tesoro. Estoy constantemente buscando almohadas, sábanas, tubos y medicamentos. Las condiciones aquí me han obligado a agregar algunas habilidades nuevas al currículum. Con el farmacéutico y el terapeuta respiratorio colapsados, los enfermeros mezclan sus propios medicamentos y manejan los ventiladores. 
El trabajo es agotador física y emocionalmente. Mi día comienza a las 7 p.m. cuando cargamos el autobús y termina a las 9 a.m. cuando regresamos al hotel. Después de haber trabajado en una UCI durante 10 años, no soy ajeno a la muerte, pero esto se siente diferente. Desafortunadamente, mi unidad ha perdido sustancialmente más personas de las que se han recuperado. La consistencia de la pérdida es desmoralizante. Es particularmente triste porque nuestros pacientes mueren sin tener seres queridos a su lado. Siento un peso adicional preguntándome si en condiciones más óptimas las cosas podrían ser diferentes.
A pesar de la dificultad de estas circunstancias, hay mucho por lo que estar agradecido: 
-¡Los últimos días parecen haber marcado un punto de inflexión en los ingresos hospitalarios y ayer pudimos desentubar con éxito a 3 pacientes!
-El equipo con el que estoy trabajando es excepcional. Es increíble pensar que un grupo de completos desconocidos, de diferentes orígenes, podría unirse y trabajar tan perfectamente como un equipo. Los sistemas / equipos / gráficos son desconocidos para nosotros y no se nos dio tiempo para planificar. Afortunadamente, de forma colectiva podemos resolver las cosas a medida que sacamos provecho de nuestras diferentes fortalezas.
He recibido mucho amor / amabilidad / generosidad.
-Un amigo me preguntó, ¿qué haría esto más fácil para ti? Respondí en tono de broma, un refrigerador y una freidora sería genial. Aparentemente, la presidenta local de la Sociedad de Socorro hizo algunas llamadas y en un día me enviaron una nevera y una freidora.
-La comunidad se ha reunido detrás de nosotros. Todas las noches, cuando nuestro autobús llega al hospital, nos saludan con aplausos, bocinas y luces intermitentes. Los restaurantes locales han donado alimentos y el lobby del hotel tiene varias mesas llenas de golosinas donadas.
-Mi jefe me apoyó en venir aquí a pesar de la poca antelación del aviso, y mis compañeros de trabajo me han ayudado a cubrir mis turnos.
-He recibido muchas llamadas / mensajes de amigos y familiares que ofrecen palabras de aliento. No puedo expresar cuánto me ayuda eso. 
¡Gracias por recordar que estamos juntos en esto!

Fuente: Ldsliving 


Enfermero Santo de los Últimos Días en primera línea contra el COVID Cuenta su Experiencia Enfermero Santo de los Últimos Días en primera línea contra el COVID Cuenta su Experiencia Reviewed by Hernán Felipe Toledo on 21:35:00 Rating: 5

Comenta con Facebook aquí:

(Tarda unos segundos. Puedes comentar con Blogger/Gmail o anónimo más abajo)

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.