Por qué la Iglesia es políticamente neutral y socialmente comprometida

Es una costumbre que poco antes de grandes elecciones en Estados Unidos, que la Primera Presidencia emita una carta reafirmando neutralidad política como institución. Y esto también lo hacen las Presidencia de Área cuando se da algo similar en alguno de los países que dirigen.

Según compartió ChurchNews: "En cada carta, la Primera Presidencia aclara que la Iglesia no toma partido ni toma posiciones a favor o en contra de los partidos políticos y candidatos y alienta a los miembros individuales de la Iglesia a participar e involucrarse en el proceso político." Continúa:

"La misión de la Iglesia es predicar el evangelio de Jesucristo, no elegir políticos", afirma en el sitio web de la Sala de Prensa de la Iglesia sobre por qué mantiene una postura de neutralidad política. Y aunque la Iglesia es neutral con respecto a los partidos y candidatos, en ocasiones a lo largo de los años ha alentado a los miembros a tomar una posición sobre ciertos “temas que cree que tienen consecuencias comunitarias o morales significativas que afectan directamente los intereses de la Iglesia."

En 2016, por ejemplo, la Primera Presidencia emitió una carta en la que instaba a los Santos de los Últimos Días a oponerse a la legalización de la marihuana recreativa donde se estaba considerando en elecciones en Arizona, California y Nevada. De manera similar, ese mismo año, en una carta a los Santos de los Últimos Días en Colorado, la Primera Presidencia instó a los miembros de la Iglesia a oponerse a una propuesta electoral que legalizaría el suicidio asistido por un médico en el estado.

La carta aclaró que "la Iglesia mantiene una firme creencia en la santidad de la vida humana y se opone deliberadamente a quitarle la vida a una persona incluso cuando la persona pueda estar sufriendo de una condición o enfermedad incurable" y que, aunque se permite el suicidio asistido por un médico en algunos países y algunos estados de EE. UU., "la experiencia sugiere que tal legalización puede poner en peligro a los vulnerables, erosionar la confianza en la profesión médica y abaratar la vida y la dignidad humanas".

En tales casos, la Iglesia cita el ejercicio de su "derecho constitucional de expresión sobre cuestiones políticas y sociales" cuando se refieren a cuestiones morales. Cuando la Iglesia toma una posición sobre cuestiones morales particulares, la Iglesia publica información sobre su postura y razonamiento en su sitio web.

Incluso cuando la Iglesia toma una postura sobre ciertos temas sociales y morales, el liderazgo de la Iglesia alienta a los miembros a “estudiar los temas y los candidatos con cuidado y con oración y luego votar por aquellos que creen que actuarán con integridad y que con mayor posibilidad llevarán a cabo sus ideas de buen gobierno."

Participar en medidas de apoyo y candidatos que fortalezcan a la sociedad moral, económica y culturalmente es parte de ser ciudadanos responsables, afirmó la Primera Presidencia en una carta de 1999.

Tanto entonces como ahora, el liderazgo de la Iglesia insta a los miembros a “participar activamente en causas dignas para mejorar sus comunidades y convertirlas en lugares más saludables en los que vivir y criar familias” y “esforzarse por vivir el Evangelio en su propia vida demostrando un amor cristiano y civismo en el discurso político".

Durante la Conferencia General Semestral 190 de octubre de este año, el presidente Dallin H. Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia, reiteró que en tiempos de ira y odio en la política, es más importante que nunca que los seguidores de Cristo sigan Sus enseñanzas de “Amar a tus enemigos."

Continuó: “Es posible obedecer y buscar mejorar las leyes de nuestra nación y también amar a nuestros adversarios y enemigos. Si bien no es fácil, es posible con la ayuda de nuestro Señor Jesucristo. Él dio este mandamiento de amar y promete Su ayuda mientras buscamos obedecerlo”.

Como la Primera Presidencia ha declarado regularmente en sus cartas sobre la neutralidad política, los principios que son compatibles con el evangelio se pueden encontrar entre varios partidos políticos, candidatos y propuestas, y corresponde a los miembros, como individuos, determinar qué entidades encarnan mejor a esos principios.

“Los ciudadanos de los Estados Unidos tienen el privilegio y el deber de elegir a los funcionarios e influir en la política pública”, escribió la Primera Presidencia en la carta de este año, que se publicó el 6 de octubre. “La participación en el proceso político afecta a sus comunidades y a su nación hoy y en el futuro. Instamos a los Santos de los Últimos Días a que sean ciudadanos activos registrándose, ejerciendo su derecho al voto y participando en asuntos cívicos".

El ejercicio de los derechos políticos y la participación activa en los procesos políticos y legales como ciudadanos de la propia nación han sido facetas importantes de la contribución a la sociedad desde los primeros días de la Iglesia.

El profeta José Smith, el primer presidente y profeta de la Iglesia restaurada, incluso se postuló para presidente de los EE. UU. en 1844. Y aunque postularse para un cargo político mientras se desempeñaba como líder en la Iglesia, desde entonces se ha desalentado para ayudar a mantener una separación entre la Iglesia y la política de un individuo, la participación activa de muchos líderes de la Iglesia a lo largo de los años en los sistemas políticos y legales de los Estados Unidos demuestra el valor que la Iglesia otorga a sus miembros para participar cívicamente.

Como dijo el élder Jeffrey R. Holland en una carta a un estudiante que se acercó a él, durante el tiempo que se desempeñó como presidente de BYU, preguntando por qué la Iglesia no era más abierta sobre los problemas sociales y políticos, “Hemos tenido que dar un paso adelante como individuos. No podemos pensar que tenga que ser otra persona. Depende de nosotros."




A pesar de su propia neutralidad política, la Iglesia ha mantenido continuamente la necesidad de que sus miembros no solo participen en el proceso político, sino que también se comprometan en el servicio público.

Como declaró el élder Patrick Kearon, Autoridad General Setenta, en un Devocional mundial para jóvenes adultos en mayo de 2018, los miembros pueden "ser una voz de equilibrio y razón, defendiendo la justicia en todos los rincones de la sociedad" al unirse a los políticos "que están encontrando una causa común para traer sanación a vidas atribuladas en su propia jurisdicción y más allá".

Con otra elección a solo unos días de distancia, se alienta una vez más a los Santos de los Últimos Días en los EE. UU. A participar en los sistemas políticos de este país aprendiendo sobre los candidatos y los temas que emiten su voto de acuerdo con su propia conciencia y los principios enseñados por Cristo.

Finalmente en unos días más en Chile también se vivirá una jornada de votaciones para elegir la aprobación o rechazo de una nueva constitución para el país, algo sin precedentes en todo el mundo. Esta instancia ha sido precedida por un extensa polarización política.

La Presidencia del Área Sudamérica Sur también publicó un excelente recordatorio de la neutralidad hace unas semanas con lo siguiente:

La misión de la Iglesia no es elegir a políticos, sino predicar el Evangelio de Jesucristo. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es neutral en materia de política partidista. Esto se aplica a todas las naciones en las que se encuentra establecida.

La Iglesia no:

  • Respalda, promueve ni se opone a ningún partido, candidato ni plataforma políticos.
  • Permite que los edificios de su Iglesia, los directorios de miembros ni otros recursos se utilicen para fines políticos partidistas.
  • Intenta dirigir a sus miembros en cuanto a qué candidato o partido deben apoyar con su voto. Estas normas se aplican aunque el candidato sea miembro o no de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.
  • Intenta dirigir ni dar órdenes a ningún líder gubernamental.

La Iglesia sí:

  • Alienta a sus miembros a desempeñar un papel como ciudadanos responsables de su comunidad, incluso el mantenerse informados sobre los hechos y votar en las elecciones.
  • Espera que sus miembros participen en el proceso político de forma responsable y cívica, respetando el hecho de que los miembros de la Iglesia provienen de una variedad de entornos y experiencias, y que puede haber diferencias de opinión en asuntos de política partidista.
  • Solicita a los candidatos políticos que no insinúen que su candidatura o plataformas tengan el respaldo de la Iglesia.
  • Se reserva el derecho como institución de presentar, de una manera no partidista, los temas que considere que tengan consecuencias importantes para la comunidad o para la moral o que afecten directamente los intereses de la Iglesia.
  • En los Estados Unidos, donde vive casi la mitad de los Santos de los Últimos Días del mundo, es costumbre de la Iglesia que para cada elección nacional se envíe una carta para ser leída a todas las congregaciones con el fin de alentar a los miembros a votar, pero haciendo hincapié en la neutralidad de la Iglesia en asuntos de política partidista.

Relaciones con el gobierno

Los funcionarios electos que son Santos de los Últimos Días toman sus propias decisiones y no necesariamente están de acuerdo unos con otros ni siquiera con alguna posición que la Iglesia haya manifestado públicamente. Mientras que la Iglesia puede comunicarles sus puntos de vista, como lo haría a cualquier otro funcionario electo, reconoce que estos funcionarios deben tomar sus propias decisiones en base a su mejor razonamiento y con la consideración de los grupos a los que fueron elegidos para representar.

Referencias de las Escrituras modernas en cuanto a la función del gobierno: Doctrina y Convenios, Sección 134

Participación en los partidos políticos por parte de oficiales que presiden en la Iglesia

Además, la carta que la Primera Presidencia emitió el 16 de junio de 2011 es una reafirmación y aclaración de la posición de neutralidad política de la Iglesia al iniciarse otra temporada política. Se aplica a todas las Autoridades Generales de tiempo completo, los líderes a nivel general de las organizaciones auxiliares, los presidentes de misión y los presidentes de templo. Las normas no están dirigidas a los empleados de tiempo completo de la Iglesia.

“Las Autoridades Generales y los oficiales generales de la Iglesia y sus cónyuges y otros líderes eclesiásticos que sirven por tiempo completo no deben participar personalmente en campañas políticas ni en actividades que incluyan la promoción de candidatos, la recaudación de fondos, el hablar en nombre de candidatos o respaldarles de algún otro modo ni hacer contribuciones financieras.

“Ya que no son oficiales de la Iglesia por tiempo completo, los Setenta de Área, los presidentes de estaca y los obispos son libres de contribuir, servir en los comités de campañas políticas y apoyar a los candidatos de su elección con el entendimiento de que:

  • Están actuando exclusivamente como ciudadanos en el proceso democrático y que no impliquen, ni permitan que otros infieran, que sus acciones o su apoyo representan de alguna manera a la Iglesia.
  • No utilizarán el papel sellado de la Iglesia, las listas de direcciones, los sistemas de correo electrónico generados por la Iglesia ni los edificios de la Iglesia para fines de campañas políticas.
  • No participarán en la recaudación de fondos ni en otro tipo de campaña centrada en los miembros de la Iglesia que estén bajo su supervisión eclesiástica”.

Por qué la Iglesia es políticamente neutral y socialmente comprometida Por qué la Iglesia es políticamente neutral y socialmente comprometida Reviewed by Hernán Felipe Toledo on 15:17:00 Rating: 5

Comenta con Facebook aquí:

(Tarda unos segundos. Puedes comentar con Blogger/Gmail o anónimo más abajo)

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.