Joven SUD comparte cómo fue separada de su esposo al huir de Ucrania

 De LDSLiving

“Dima, ¿estás durmiendo? La guerra ha comenzado. Estamos siendo bombardeados”.

Estas fueron las palabras que resonaron en el teléfono y en los oídos del hermano Dimasik (Dima) Reshetchenko a las 6 a. m. del jueves 24 de febrero. La persona que llamó fue la madre de Dima, Tamara, advirtiendo del caos que se acababa de desatar en su ciudad de Kiev, Ucrania.

Dima y su esposa Nina Scurtu, con quien lleva 2 años de matrimonio, saltaron de la cama, agarraron su maleta de 72 horas y se prepararon para salir de su apartamento en la ciudad.

Ambos son conversos Santos de los Últimos Días y misioneros retornados. Nina, de 26 años, es de Chisináu, Moldavia, y sirvió en una misión de tiempo completo en Seúl, Corea. Su esposo, Dima, de 30 años, nació en Ucrania y sirvió en la Misión Ucrania Dnepropetrovsk. Los dos se sellaron en el Templo de Kiev, Ucrania, en 2020.

Habiendo reunido lo básicamente necesario, la pareja salió, pensando que podrían esconderse en una estación de metro cercana si fuera necesario, Nina compartió en Facebook . En última instancia, decidieron, intentarían llegar a la casa de los padres de Nina en el país vecino de Moldavia.

La pareja pronto se reunió con la madre de Dima y todos se dirigieron bajo tierra a la estación de metro.

“Comencé a buscar boletos para Moldavia de inmediato. No encontré ninguno”, escribe Nina. “Pensé en salir por Odessa, pero aparentemente también estaba bajo ataque. Pensé salir por la parte noroeste de Ucrania, pero lo mismo. Al final, ...encontré boletos de autobús para la medianoche de Kiev a Moldavia”.

Nina, Dima y Tamara pasaron seis horas escondidas en la estación de metro, esperando el momento oportuno hasta que el autobús partiera hacia Moldavia.

Luego, mientras el trío se dirigía del metro a la estación de autobuses en medio de la oscuridad, se sorprendieron por lo que vieron. “Había un montón de tanques y autos militares con soldados que iban en ambos sentidos, entrando y saliendo de Kiev, para nuestra defensa”, le dice Nina a LDS Living .

Finalmente llegaron a su autobús, solo para ser recibidos por noticias devastadoras: 

“El presidente de Ucrania firmó un decreto que no permite que los hombres... entre 18 y 60 años salgan del país. Entonces, Dima se quedó en Kiev”, escribe Nina.

Obligadas a dejar atrás a Dima, Nina y su suegra abordaron el autobús y viajaron a la frontera con Moldavia, donde las detuvieron durante nueve horas.

Mientras tanto, Dima se refugió en Kiev. 

“Dos horas después de que nuestro autobús saliera de Kiev, la ciudad fue bombardeada”, le dice Nina a LDS Living . “Mi esposo, con algunos de sus amigos, pasó la noche en la estación de metro”.

Afortunadamente, Dima pudo salir de Kiev al día siguiente y actualmente está a salvo fuera de la ciudad, refugiándose con amigos y su gato. “Apenas unas horas después de que salió de Kiev, comenzaron ataques severos desde todos los lados”, dice Nina. La pareja no tiene forma de saber cuándo podrían reunirse.

También al día siguiente, Nina y Tamara pudieron cruzar a Moldavia. Ahora le preocupa la seguridad de sus seres queridos, incluido el hermano de Dima, que fue reclutado por el ejército en Donetsk, un territorio dirigido por separatistas prorrusos. “[No hemos] sabido nada de él desde hace casi una semana”, dice Nina.

Ella continúa: 

“Tenemos muchos amigos que todavía se esconden en sus casas o estaciones de metro en Ucrania. La familia de un amigo está atrapada en [Chernihiv], con bombardeos y tiroteos, y no pueden salir”.

Sobre todo, los pensamientos de Nina están con Dima. “Espero volver a ver a mi esposo”, dice ella. “Kiev está bajo ataque y no pueden ir a ninguna parte. Esto es desgarrador. … Mi suegra quiere ver a su hijo y yo quiero ver a mi esposo”.

“[Nina] y otros miembros de la Iglesia en Moldavia son simplemente personas especiales”, dice David Caron de Springville, Utah, quien conoció a Nina mientras servía con su esposa, Sandi, en la misión Ucrania Kiev/Moldavia. “Nos duele el corazón por la gente de la región. No importa si eres ruso, ucraniano o estadounidense. Nuestra esperanza y oración es que todas las personas involucradas regresen a la paz y la libertad”.

A través de sus experiencias, Nina dice que se aferra a su fe. 

“No sabemos qué pasará con Ucrania, e incluso Moldavia está amenazada, así que todo lo que podemos hacer es orar para que Dios nos proteja”, escribe.

“He tenido la suerte de conocer a tantas personas en todo el mundo, en Europa, Asia, América e incluso África, que oran y ayunan por nosotros”. “Tengo la esperanza de que Dios protegerá a mi familia”.

 Ver también: "Declaración del Profeta y sus consejeros sobre el conflicto en Ucrania"


Comparte mediante los botones y comenta con Facebook más abajo

Hernán Felipe Toledo

MBA, Ingeniero, viajero, creador de comunidades y amante de difundir inspiración. Actualmente sirve en una Presidencia de Estaca.

Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto