4 Habilidades para Afrontar Problemas que aprendemos de las Mujeres en las Escrituras


Al crear el mundo, Dios fue organizado y metódico. Los cimientos se construyeron de tal manera que cada paso se construyó sobre el siguiente. Pero cuando casi todo el trabajo creativo fue hecho, el Señor notó que Adán estaba solo: “Y yo, Dios el Señor, dije a mi Unigénito que no era bueno que el hombre estuviese solo; por consiguiente, le haré una ayuda idónea para él...Y yo, Dios el Señor, hice que cayera un sueño profundo sobre Adán, y durmió; y tomé una de sus costillas y cerré la carne en su lugar; y de la costilla que yo, Dios el Señor, había tomado del hombre, hice una mujer y la traje al hombre.”(Moisés 3:18, 21–22). Estaba claro que Adán, por su cuenta, no era igual a las tareas que tenía por delante. Necesitaba una compañera. Fue entonces que Eva fue traída. Fue solo después de su creación que el mundo estaba completo.

Mi vida ha cambiado para siempre a través de los ejemplos de mi paciente y amorosa madre, mi esposa increíble y fiel y mi hermosa y talentosa hija. Además, he sido bendecida por muchas otras mujeres que tengo el privilegio de conocer. Al reflexionar sobre las Escrituras, encuentro muchas mujeres decididas que han brindado excelentes ejemplos sobre cómo manejar las pruebas, enfrentar los desafíos y avanzar en la fe. Aquí están algunos de mis favoritos:

Humildad: María, la Madre de Jesús.
María, la madre de Jesucristo, era una mujer joven comprometida con un buen hombre. Fue en sus tiernos años que recibió la sorpresa de su vida. Apareció un ángel y le informó que ella daría a luz un hijo que sería el Hijo de Dios. María sabía lo suficiente como para preguntar cómo eso era posible, ya que había llevado una vida casta. El ángel explicó y luego dijo: “Porque ninguna cosa es imposbile para Dios” (Lucas 1:37). Luego viene la increíble respuesta de María: "He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra ”(Lucas 1:38). En otras palabras, "Estoy aquí para servir. Haré lo que me has pedido, mi vida está en tus manos.

Me encanta la reacción de María ante el anuncio angélical. Ella podría haber respondido con dudas, preguntándose cómo podrían ser esas cosas. Ella podría haber respondido con enojo, ansiedad, frustración o resentimiento, ya que este giro de los acontecimientos no estaba en sus planes. Sin embargo, ella respondió con humildad y confianza, sometiéndose a la voluntad del Señor.

La humildad es una excelente habilidad de afrontamiento. Muchas veces, nos enfrentamos a desafíos inesperados, donde nuestra vida da un giro que no vimos venir. Tales cambios a menudo pueden llevarnos a sentirnos fuera de control y confundidos, inspirando ansiedad y estrés. Sin embargo, si nosotros, como María, podemos encontrar formas de aceptar humildemente la planificación y el tiempo de nuestro Padre Celestial y confiar en que Él siempre nos tiene en cuenta, puede ayudar a reducir los sentimientos de temor. Cuando nos sometamos a los designios de Dios en nuestras vidas, experimentaremos mayor paz y felicidad y construiremos confianza en Su constante y amoroso cuidado.

Fe: La mujer tomada en adulterio.
Los hombres intrigantes arrastraron a una mujer vulnerable al Salvador. Destacaron su comportamiento adúltero mientras escondían sus propios caminos pecaminosos. Los hombres exigieron al Señor si la mujer debía ser ejecutada o no, basándose en los requisitos de la ley de Moisés, con la esperanza de atraparlo entre el deseo de compasión y su integridad para seguir la ley. De manera inimitable, el Maestro detectó su fraude y respondió que los que no tienen pecado son la primera piedra de la mujer. Mientras todos se escabullían avergonzados, la mujer se quedó sola con Jesús. Él le habló a ella: “Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te ha condenado? Y ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques cmás”. (Juan 8: 10-11). La traducción de José Smith además registra: "Y la mujer glorificó a Dios desde aquella hora, y creyó en Su nombre".

La mujer podría haber continuado en formas de transgresión. Ella podría haber razonado que no había manera de que pudiera arrepentirse de tan terrible pecado. Sin embargo, ella eligió tener fe, creyendo las palabras de Jesús, y siguió cambiando su vida.

La fe es una habilidad crítica para hacer frente a los problemas de la vida. Al confiar en el Salvador, tendremos mayor esperanza y menos desesperación. Satanás quiere que creamos que cuando hemos cometido errores, especialmente errores grandes, ese es el fin y no hay recuperación. Nada más lejos de la verdad. Jesucristo está listo para recibir a todos los que vienen a él. Él nos tratará con gran compasión, como lo hizo con la mujer sorprendida en adulterio. Ten fe en que cumplirá sus promesas. Mira al futuro con esperanza. Sepan que Él puede resolver cualquier problema, sin importar cuán abrumador sea.

Compasión: las mujeres en la cruz
Tal como lo profetizaron sus discípulos, pero no lo entendieron realmente, el destino cruel del Calvario finalmente se cumplió. En agonía, el Salvador del mundo colgaba sin piedad en la cruz mientras las multitudes miraban boquiabiertas y abucheaban. Sin embargo, también había mujeres fieles que se habían reunido. “Y estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María esposa de Cleofas, y cMaría Magdalena.” (Juan 19:25). Soy un padre y me duele el corazón cuando pienso en el sufrimiento que han experimentado mis hijos. Sin embargo, nunca han pasado por algo tan desesperado como el sufrimiento físico de la crucifixión. No puedo imaginar el dolor intenso de una madre y sus compañeras, reunidas a los pies de su bebé, mirándolo en una agonía voluntaria.

Estas mujeres podrían haber evitado la horrible escena. Incluso la noche anterior, algunos de los aliados más fuertes de Jesús lo habían dejado o lo habían negado. Seguramente estas mujeres hubieran sido excusadas con honor de asistir a la horrible y tortuosa ejecución de su ser querido. Sin embargo, vinieron a proporcionar apoyo. Oraron con fe, lloraron de pena y mostraron compasión durante un tiempo en que quizás el Señor más lo necesitaba. A menudo miramos nuestros propios problemas con las anteojeras, sintiendo que nuestro sufrimiento es tan malo como puede ser. Pero a medida que ampliamos nuestra visión y buscamos ayudar y mostrar compasión a los demás, encontramos que nuestros propios problemas a menudo se ven menos en comparación. Cuando nos acercamos a los demás en compasión, tenemos que establecer nuestros propios problemas por un momento. Esta experiencia tiene un beneficio notable: después de servir a otros, encontramos que nuestros propios problemas parecen un poco más ligeros y un poco menos problemáticos. Tal es una bendición para aquellos que ejercen compasión: encuentran que sus propias cargas se alivian.

Integridad: María Magdalena en la tumba
Después de la muerte del Salvador, parecía que la desesperación estaba en orden. Aunque Él había prometido regresar e incluso había resucitado a otros de entre los muertos, la esperanza de que esas promesas se cumplirían parecía fantástica a estas alturas. Se había ido, y sus discípulos se afligieron. Algunos empezaron a pensar qué harían con sus vidas en el futuro. Pero otros se mantuvieron fieles y siguieron siguiéndolo, sin importar la circunstancia, incluyendo a María: "El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana al sepulcro, siendo aún oscuro; y vio quitada la piedra del sepulcro." (Juan 20:1).

Es posible que María no haya dormido en toda la noche, permaneciendo fiel a su alianza para honrar el día de reposo. Entonces, probablemente cuando el primer indicio de amanecer marcó el final del día de reposo, ella fue a la tumba para preparar el cuerpo de su Señor para el entierro apropiado. Ella podría haber dormido esa mañana, especialmente después de los agotadores eventos de los días anteriores. En verdad, ella habría estado bien justificada en delegar y enviar a alguien más para hacer esta tarea sombría. Pero María tenía integridad y cumplió con sus compromisos.

La integridad es fundamental para ayudarnos a mantenernos emocionalmente estables. Nada trae mayor angustia que una distancia cada vez mayor entre lo que acordamos hacer y nuestros comportamientos reales. Al reducir esa brecha, esforzándonos por cumplir nuestras promesas, encontramos mayor paz. Además, al tratar de guardar nuestros convenios, tenemos derecho a las bendiciones del Señor, que brindan aún más paz y protección espiritual.

Dios bendiga a las mujeres fieles en todas partes. Sus ejemplos a lo largo de los siglos han sido esenciales para el resto de nosotros. Que todos aprendamos de los patrones de estas mujeres fieles mientras intentamos mejorar nuestras propias habilidades de afrontamiento y calificar para las bendiciones que el Padre Celestial desea darnos.

Escrito porDr. David T. Morgan 
4 Habilidades para Afrontar Problemas que aprendemos de las Mujeres en las Escrituras 4 Habilidades para Afrontar Problemas que aprendemos de las Mujeres en las Escrituras Reviewed by camila meza on 10:33:00 Rating: 5

Comenta con Facebook aquí:

(Tarda unos segundos. Puedes comentar con Blogger/Gmail o anónimo más abajo)

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.