Suscríbete a 1 email semanal de Ven, Sígueme en: ClaseVenSigueme.com
Y suscríbete a nuestro Canal de YouTube

La Primera Presidencia insta a los Santos de los Últimos Días a usar mascarillas y vacunarse


A medida que el número de casos de COVID-19 sigue aumentando a nivel mundial, la Primera Presidencia insta a los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días a usar máscaras faciales (mascarillas) en las reuniones públicas y vacunarse.

"Nos encontramos librando una guerra contra los estragos del COVID-19 y sus variantes, una pandemia implacable", escribieron el presidente Russell M. Nelson y sus consejeros, el presidente Dallin H. Oaks y el presidente Henry B. Eyring, en el mensaje del jueves 12 de agosto y enviado a los Santos de los Últimos Días de todo el mundo. “Queremos hacer todo lo posible para limitar la propagación de estos virus. Sabemos que la protección contra las enfermedades que causan solo se puede lograr inmunizando a un porcentaje muy alto de la población.

“Para limitar la exposición a estos virus, instamos al uso de mascarillas en las reuniones públicas siempre que no sea posible el distanciamiento social. Para brindar protección personal contra infecciones tan graves, instamos a las personas a que se vacunen. Las vacunas disponibles han demostrado ser seguras y eficaces".

La Primera Presidencia expresó “amor sincero y gran preocupación por todos los hijos de Dios” en el mensaje enviado, ya que los casos confirmados en todo el mundo excedieron los 204 millones, en los Estados Unidos sobrepasaron los 36 millones y algunos estados instituyeron mandatos de mascarillas faciales.

"Podemos ganar esta guerra si todos siguen las sabias y reflexivas recomendaciones de los expertos médicos y los líderes gubernamentales", escribieron.

Oración y ayuno

Hace casi un año y medio e inmediatamente antes de la conferencia general de abril de 2020, el presidente Russell M. Nelson invitó a los miembros de la Iglesia y a otras personas de todo el mundo a ayunar y orar por “sanación física, espiritual y de otros tipos” en respuesta a la propagación de COVID-19.

En los meses anteriores a la petición de oración y ayuno del presidente Nelson, la Iglesia donó 79 tarimas de equipo de protección personal a China. Durante ese tiempo, la Iglesia también anunció que la conferencia general no se llevaría a cabo con una audiencia en vivo en el Centro de conferencias. Los templos de todo el mundo se cerraron para trabajar tanto para los vivos como para los difuntos. Y los misioneros fueron enviados a casa , reasignados o atendidos de otra manera para evitar contraer o propagar COVID-19. 

En la conferencia general de abril de 2020, el presidente Nelson pidió un segundo ayuno mundial, el Viernes Santo de la semana siguiente. Muchas personas que no son miembros de la Iglesia también se unieron a ese ayuno.

En los 17 meses transcurridos desde los ayunos mundiales, se han desarrollado y distribuido múltiples vacunas en todo el mundo. 

Los templos comenzaron a reabrirse en julio de 2020 en un proceso escalonado que ha continuado hasta hoy. El presidente Nelson calificó la decisión de cerrar los templos como "dolorosa", pero también discutió los " aspectos positivos " de la situación. 

La oración y el ayuno también fueron recibidos con acciones por parte de la Iglesia en términos de consejo administrativo y varias acciones para ayudar a frenar la propagación del virus. 

Ocho líderes principales de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días recibieron la primera dosis de una vacuna COVID-19 el martes 19 de enero de 2021 por la mañana en Salt Lake City.

2021 respuesta COVID-19

En enero, se vacunó al presidente Nelson y a otros líderes de alto rango de la Iglesia. Explicó el proceso de asesoramiento con su esposa y su médico antes de recibir la vacuna y animó a otros a hacer lo mismo. 

“Hemos orado a menudo por esta bendición literal”, dijo en su publicación en Facebook.

Antes de ser llamado al Quórum de los Doce Apóstoles, la profesión del presidente Nelson era la de médico y cardiocirujano pionero.

En la misma publicación de Facebook, el presidente Nelson compartió que la Iglesia ha contribuido a los esfuerzos de vacunación durante décadas. 

Por ejemplo, entre 2000 y 2015, Latter-day Saint Charities ayudó a reducir la tasa mundial de sarampión en un 74%. Esos esfuerzos de vacunación también incluyen esfuerzos para inmunizar contra la rubéola, el tétanos materno y neonatal, la poliomielitis, la diarrea, la neumonía y la fiebre amarilla.

La Primera Presidencia también emitió un comunicado sobre las vacunas el mismo día que el presidente Nelson. 

“La Iglesia insta a sus miembros, empleados y misioneros a ser buenos ciudadanos del mundo y ayudar a sofocar la pandemia protegiéndose a sí mismos ya los demás mediante la inmunización”, dice el comunicado. "Los individuos son responsables de tomar sus propias decisiones sobre la vacunación".

En marzo de 2021, la Iglesia hizo ajustes en la sección " Vacunas " de su Manual General, alentando a los miembros a "protegerse a sí mismos, a sus hijos y a sus comunidades a través de la vacunación". 

Haga todo lo posible para reducir los números de COVID en su área para que sus oportunidades para el templo puedan aumentar.

En la conferencia general de abril, el presidente Nelson dijo a los miembros de la Iglesia: “Hagan todo lo que puedan para reducir los números de COVID en su área para que sus oportunidades para el templo puedan aumentar”.

Ese mismo mes, los jóvenes misioneros en los Estados Unidos recibieron un aviso de que debían vacunarse contra el COVID-19 para poder viajar a una misión fuera de su país de origen. 

La Iglesia también anunció en abril que apoyaría a la organización mundial UNICEF a través de Latter-day Saint Charities, el brazo de ayuda humanitaria de la Iglesia, con una subvención de $ 20 millones para ayudar a distribuir 2 mil millones de vacunas COVID-19 en 121 países y territorios. 

Ver también: "Habló la madre de uno de los misioneros fallecidos por accidente de auto. Brindó un poderoso testimonio en el funeral".

Historia

En 1978, la Primera Presidencia instó a los miembros de la Iglesia a proteger a sus propios hijos mediante la inmunización. Ellos aconsejaron en esa misma carta: “Las campañas de inmunización en los Estados Unidos y otras naciones, si tienen éxito, terminarán con mucho sufrimiento innecesario y borrarán la amenaza potencial de epidemias. Esos esfuerzos merecen nuestro pleno apoyo".

En ese momento, COVID-19 no existía. En cambio, la batalla fue contra la propagación de la poliomielitis, el sarampión, la rubéola, la difteria, la tos ferina, las paperas y el tétanos. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos indican que estas se encuentran entre las 14 enfermedades que se han erradicado en gran medida gracias a las vacunas. 

En 1985, la revista Ensign publicó un artículo que animaba a los padres a inmunizar a sus hijos de diversas enfermedades. El artículo incluía un cuadro elaborado por la Sociedad de Socorro con un cronograma sugerido para las vacunas disponibles en ese momento. 

En 2012, las inmunizaciones se convirtieron en un foco de los esfuerzos humanitarios de la Iglesia. En ese momento, la Iglesia también estaba trabajando para proporcionar agua potable, asistencia de respuesta de emergencia, capacitación para reanimación de recién nacidos, cuidado de la vista y sillas de ruedas. 

Aprendiendo a través de pruebas

Mirando hacia atrás en la forma en que las personas reaccionaron a los cambios causados ​​por el COVID-19, el presidente M. Russell Ballard declaró con confianza que el mundo ganaría la "guerra contra el coronavirus".

También compartió sus sentimientos sobre las relaciones fortalecidas que surgieron debido al coronavirus. 

“Nos estamos dando cuenta de lo valiosas que son nuestras familias, lo valiosos que son nuestros vecinos, lo valiosos que son nuestros compañeros miembros de la Iglesia”, dijo. "Hay lecciones que estamos aprendiendo ahora que nos convertirán en mejores personas".

Al hablar en un devocional a los misioneros de la Iglesia en agosto pasado, el élder Dieter F. Uchtdorf señaló otra lección que es aplicable a todos. 

“Concéntrense en las cosas que pueden hacer y no en las que no pueden hacer”, dijo el élder Uchtdorf.

Concéntrese en las cosas que puede hacer y no en las que no puede hacer.

A principios de este año, el élder Uchtdorf también alentó a los miembros de la Iglesia a "avanzar y ascender a medida que apliquen lo que han aprendido durante la pandemia".

Antes de que los miembros pudieran seguir adelante con la adoración en los templos de la Iglesia, el élder David A. Bednar les pidió que reflexionaran sobre los convenios que habían hecho allí. 

“Quizás por un poco más de tiempo no podamos estar físicamente en el templo, pero ¿está el templo en nosotros? ¿Están los convenios y las ordenanzas en nosotros? " preguntó el élder Bednar. 

Hablando en RootsTech Connect a principios de este año, el élder Bednar dijo: "Si tenemos ojos para ver y oídos para oír, entonces en las limitaciones y en las restricciones puede haber bendiciones notables". 

En una entrevista con Church News, el élder Quentin L. Cook dijo: "Consideraremos esto como un momento fundamental de preparación, y no solo como algo que tuvimos que soportar".

Al hablar en un devocional para estudiantes de BYU-Idaho, el élder Cook también dijo: "La gratitud es el primer paso hacia el optimismo y el buen ánimo".

Independientemente de la historia reciente o de largo plazo de la Iglesia de trabajar a través de pandemias, mantener un enfoque en el Salvador y Su expiación sigue siendo primordial para sentir paz en medio de la confusión. 

“Si amamos, seguimos y adoramos al Salvador, tendremos paz en este mundo y vida eterna en el mundo venidero”, dijo el élder Cook. 

Fuente: TheChurchNews

La Primera Presidencia insta a los Santos de los Últimos Días a usar mascarillas y vacunarse La Primera Presidencia insta a los Santos de los Últimos Días a usar mascarillas y vacunarse Reviewed by Hernán Felipe Toledo on 14:40:00 Rating: 5

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.