Élder Holland: Pathway, el desarrollo educativo más importante de la iglesia en +1 siglo


BYU-Pathway Worldwide es el desarrollo más importante y de mayor alcance en más de un siglo para el sistema educativo de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días; esas fueron la spalabras del Élder Jeffrey R. Holland, del Quórum de los Doce, en la ceremonia para nombrar al nuevo presidente de BYU-PW.

Brian Ashton no solo será el segundo presidente de un programa, sino que debe ser su principal oficial moral y espiritual, dijo el élder Holland, quien nombró oficialmente a Ashton.

En cinco años, BYU-PW se ha expandido de cuatro sitios pequeños en EE. UU. para brindar educación superior asequible a más de 57 000 estudiantes que ahora se reúnen en 188 países y en casi todas las estacas de la iglesia. (Una estaca es una agrupación de cinco a doce congregaciones).

El élder Holland dijo que BYU-PW fue un éxito instantáneo.

“Considero que la creación de BYU–Pathway Worldwide es el desarrollo más importante y de mayor alcance en el Sistema Educativo de la Iglesia desde la creación de seminarios e institutos de religión hace más de un siglo”, dijo.

Ashton obtuvo una licenciatura en BYU y una maestría en administración de empresas de Harvard. Se unió a BYU-PW en 2018 después de dirigir una nueva empresa educativa centrada en la educación correccional y de habilidades para la vida. También se desempeñó como segundo consejero en la presidencia general de la Escuela Dominical de la iglesia de 2015 a 2019. Se desempeñó como presidente de Texas Houston South Mission, y él y su esposa, Melinda, son padres de siete hijos.


El élder Holland dijo que Ashton está en la vanguardia educativa de la iglesia llegando a los miembros y otros estudiantes que necesitan el programa Pathway. Llamó a Ashton “nuestro especialista polivalente que entra primero en la refriega, satisface las necesidades inmediatas donde puede e impulsa a muchos de sus estudiantes a una educación superior, vidas profesionales productivas, ciudadanía participativa y vidas familiares sólidas”.

BYU-PW combina dos programas, PathwayConnect y los cursos en línea de BYU-Idaho y Ensign College. La combinación está diseñada para fortalecer a los estudiantes que abandonaron la universidad o que no pensaron que era para ellos, y entregárselos a un precio asequible.

El élder Holland es presidente del comité ejecutivo de la junta directiva de BYU-PW. También es excomisionado de educación de la iglesia y expresidente de la Universidad Brigham Young en Provo, Utah.

“Su programa es diferente y emocionante en cuanto a tipo y grado de cualquier cosa que hayamos hecho antes, con todas las marcas de individualidad y entusiasmo que caracterizan una idea cuyo momento ha llegado”, dijo.

Los líderes de la iglesia nombraron a Ashton para suceder al élder Clark G. Gilbert como presidente de BYU-PW en mayo de 2021. Asumió el cargo el 1 de agosto, pero su toma de posesión se retrasó debido a la pandemia de COVID-19. El élder Gilbert es ahora el comisionado de educación de la iglesia.

El Sistema Educativo de la Iglesia ahora atiende a casi 1 millón de estudiantes con más de 60 000 instructores y tiene presencia mundial a través de BYU–Pathway Worldwide, dijo el élder Holland.

“Aunque reconozco fácilmente el beneficio educativo, social y económico que este programa representará para estos estudiantes, es este impacto espiritual, la parte que no está fácilmente disponible en otras universidades u otros programas, lo que justificará el apoyo de la iglesia y justifica su nombramiento este día”, dijo el élder Holland.

Dijo que el consejo de administración, compuesto por líderes de la iglesia, está preparado para apoyar un mayor crecimiento.

“Entonces, presidente, haga lo que hace bien”, le dijo a Ashton. “Sirva y fortalezca a los estudiantes que tiene, y legiones vendrán a unirse a usted. Cuando haya hecho lo mejor que pueda por ellos, haremos crecer la operación para servir a más naciones, más culturas y más idiomas. Las posibilidades en el futuro son asombrosas, francamente”.

PathwayConnect es un  programa educativo de bajo costo de un año  que ayuda a los estudiantes a desarrollar confianza, volverse autosuficientes y adquirir experiencia de liderazgo a través de una combinación de cursos académicos en línea, educación religiosa y reuniones presenciales semanales con otros estudiantes.

Los estudiantes que completan PathwayConnect califican automáticamente para el programa de grado en línea de BYU-Idaho. Los estudiantes estadounidenses pagan $77 por crédito. La  matrícula es basada en la economía nacional. Los estudiantes en Zimbabue, por ejemplo, pagan $5 por crédito.

BYU-PW ofrece becas garantizadas a quienes comienzan su educación a través del programa.

“La estrategia de BYU-Pathway es servir a aquellos que tradicionalmente no han tenido acceso a la educación superior... y hacerlo dondequiera que esté organizada la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”, dijo Ashton. “Nuestro objetivo es hacer que BYU-Pathway sea accesible y pueda ser completado por cualquier persona que esté dispuesta a cumplir con los estándares de mérito para la admisión, independientemente de dónde viva o de su estado financiero”.

Ashton enumeró una serie de sus objetivos:

  • Crear conciencia de Pathway en cada congregación de la iglesia.
  • Hacer que el modelo operativo de BYU-PW sea escalable para cualquier tamaño que la iglesia necesite.
  • Descubrir otras formas innovadoras e inspiradas de reducir el costo de la educación de BYU-Pathway sin disminuir la calidad ni perder las experiencias individuales.
  • Proporcionar más becas.
  • Ofrecer tutoría.
  • Superar las barreras tecnológicas.
  • Explorar la posibilidad de hacer que Pathway esté disponible para aquellos que no hablan inglés.
  • Simplificar los procesos de solicitud y aprobación eclesiástica, especialmente para estudiantes y líderes internacionales.
  • Acortar el tiempo de graduación.
  • Ayudar a los estudiantes a prepararse de manera más efectiva para encontrar trabajo.


El presidente Dallin H. Oaks, primer vicepresidente de la junta directiva y primer consejero de la Primera Presidencia, presidió la inauguración del jueves. El élder D. Todd Christofferson, del Quórum de los Doce Apóstoles, dirigió la toma de posesión como miembro de la junta directiva.

“Que Dios los bendiga y que Dios bendiga a BYU-Pathway a medida que avanzamos en la obra del Señor”, dijo el presidente Oaks.

Otros líderes de la iglesia asistieron a la inauguración, incluida la presidenta general de la Sociedad de Socorro, Jean B. Bingham, y la presidenta general de las Mujeres Jóvenes, Bonnie H. Cordon.

“En ninguna parte el sistema educativo de la iglesia se une como un sistema de manera más efectiva y profunda que a través de BYU-Pathway en todo el mundo”, dijo el élder Gilbert.

Ashton agradeció a los líderes de otras escuelas de la iglesia, quienes asistieron a la inauguración: el presidente de BYU, Kevin Worthen, el presidente de BYU-Idaho, Henry J. Eyring, el presidente de BYU-Hawaii, John Kauwe, y el presidente de Ensign College, Bruce Kusch.

En 2021, BYU-PW tenía 57 459 estudiantes: 35 106 en PathwayConnect y 27 716 estudiantes que buscaban títulos en línea a través de BYU-Idaho y Ensign College.

BYU-PW está implementando sus programas en 10 nuevos países y territorios este año: Bahrein, Burundi, Hong Kong, Macao, Malí, Marruecos, Nepal, Reunión, Corea del Sur y Taiwán.

El año pasado, el 64% de los estudiantes de PathwayConnect vivían fuera de EE. UU. y Canadá. Mientras tanto, los estadounidenses y canadienses constituían el 64% de los estudiantes de grado en línea.

El programa ha satisfecho una necesidad en los Estados Unidos. Solo en Utah, BYU-PW tenía 9350 estudiantes en 2022.

“Presidente y hermana Ashton, en nombre de los misioneros que sirven en todo el mundo, nuestra fe y nuestras oraciones están con ustedes”, dijo la hermana Sara McGill, misionera voluntaria de Pathway que habló en la inauguración. Los misioneros Pathway sirven como facilitadores en las reuniones estudiantiles semanales.

“Jesucristo es el Salvador del mundo entero, y BYU-Pathway es una de las formas en que está elevando almas en todo el mundo”, agregó.

La edad promedio de los estudiantes de BYU-PW es de 31 años y el 57 % son mujeres.

Fuente: DeseretNews


Comparte mediante los botones y comenta con Facebook más abajo

Hernán Felipe Toledo

MBA, Ingeniero, viajero, creador de comunidades y amante de difundir inspiración. Actualmente sirve en una Presidencia de Estaca.

Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto