La Iglesia estuvo lista para ayudar y sigue ayudando a los afectados por el conflicto armado

Toda ayuda es significativa en un conflicto en que hay muertes, hambre, separaciones y todo tipo de tragedias. Es así como los misioneros retornados de toda Europa se están volviendo a conectar con sus compañeros de misión, buscando formas de reubicar a los refugiados en Alemania y otros países de Europa. Con fluidez en los idiomas que se hablan en los países afectados, los misioneros retornados han sido útiles para identificar necesidades urgentes y emergencias adicionales.

“Como la situación sigue evolucionando hora a hora, se invita a los miembros de la Iglesia en Europa a donar y trabajar con las organizaciones en sus propios países, y evitar, en la medida de lo posible, ir directamente a las áreas más cercanas al conflicto”, declaró la información publicada en varios sitios de noticias de países de la Iglesia en toda Europa.

La publicación en línea del sábado 5 de marzo recordó que los Santos de los Últimos Días en Europa habían sido invitados a orar y ayunar el domingo 6 de marzo de 2022, y que los miembros de la Iglesia en todo el mundo que deseen ayudar pueden hacerlo a través de sus respectivas congregaciones o donar al Fondo Humanitario de la Iglesia, que se utilizará para esta y otras crisis.

El élder Massimo De Feo , Setenta Autoridad General y presidente del Área Europa, dijo que al ayudar a los demás, todos pueden encontrar mayor fortaleza y propósito. “A medida que las personas se vuelven para servir a su prójimo, están en la misión del Señor y llegarán a conocer mejor al Salvador”, dijo. “Al dar a los demás, encontramos renovación y fortaleza personal”.

Muchos Santos de los Últimos Días en Europa tienen una herencia de refugiados, y ayudar a aquellos en situaciones similares está cerca de sus corazones.

Desde el primer día, las congregaciones de toda Europa se han organizado en comités de emergencia, comenzando desde el principio para brindar la ayuda que tanto se necesita. Los Setentas de Área y los Consejeros de Organización de Área del Área Europa están coordinando los esfuerzos locales, asegurándose de que la ayuda se adapte para satisfacer las necesidades locales en todo el continente.

En Ucrania, los miembros de la presidencia de la Estaca Kiev, Ucrania, se esfuerzan por apoyar a los Santos de los Últimos Días que viven dentro de los límites de la estaca, y se dice que allí la comunicación entre los miembros y los líderes está bien organizada. Los líderes de estaca conducen alrededor de la estaca todo el día para entregar los suministros que tanto necesitan las personas y las familias.

Similar a la cooperación de los miembros de la Iglesia a través de las fronteras europeas, el apoyo a la estaca de Kiev proviene directamente de la Estaca de Viena, Austria. Los miembros de la estaca de Viena coordinan la recolección y organización de bienes y suministros, y esos artículos se envían luego a los líderes de la Iglesia en Kiev para que luego se distribuyan ampliamente entre los miembros allí.

Cómo los miembros y las congregaciones pueden ayudar

Christian Ottiker, el gerente de bienestar del área que dirige los esfuerzos de bienestar y autosuficiencia en el Área Europa, ha estado involucrado activamente en esfuerzos humanitarios con socios y ONG más grandes en Ucrania, Moldavia, Polonia, Eslovaquia, Rumania y Hungría, ayudando en sus esfuerzos para llevar asistencia humanitaria a los que sufren.

“Se invita a los miembros de todo el mundo como iglesias y comunidades vecinales a participar de forma independiente en actividades que consideren que ayudarían en este esfuerzo”, dijo Ottiker, asegurando que la Iglesia está muy comprometida para ayudar a los necesitados y que Latter-day Saint Charities está activamente comprometida en ese esfuerzo.

Peter Huber, del Barrio Pratteln de la Estaca Berna, Suiza, es miembro del Consejo de Respuesta a Emergencias del Área Europa. Compuesto por diferentes comités locales, el consejo ayuda a coordinar los esfuerzos de ayuda de la Iglesia en el área.

Huber explicó cómo cada miembro de cada congregación y ubicación puede brindar asistencia.

 “La Iglesia no tiene por qué ni puede resolver todos los problemas que enfrentamos. Pero todavía hay muchos vacíos en los que los miembros locales pueden brindar ayuda rápida. Por lo tanto, es crucial involucrar y coordinar los esfuerzos con las organizaciones benéficas locales, ayudar a los vecinos a recolectar artículos y suministros que luego puedan enviarse, y luego debemos identificar otras áreas posibles para brindar ayuda”.

Alemania, Polonia, República Checa y otros

Los misioneros de tiempo completo que prestan servicio en la Misión Alemania Berlín ofrecieron ayuda inmediata al comienzo de la crisis de refugiados. Los misioneros fueron asignados a estaciones de tren en todo Berlín con grandes carteles que mostraban los diversos idiomas que hablan, ya sea nativos o asignados a la misión. Han ayudado a quienes llegan de las áreas de conflicto a obtener orientación, encontrar transporte adicional, comprender qué tipo de asistencia está disponible para los refugiados y recibir otra información y servicios.

Las estacas de toda Alemania ya han organizado hasta 1200 camas listas para los desplazados por el conflicto, sin importar si los refugiados son Santos de los Últimos Días o no. Las camas y los arreglos de alojamiento en los hogares de los miembros de la Iglesia, que se ofrecen sin cargo, siguen estando disponibles para estadías cortas o largas.

Un par de días después de que comenzara el conflicto armado, dos camiones cargaron suministros desde Frankfurt am Maim, Alemania, con destino a Hungría y Rumania. Los suministros incluyeron 1.000 sacos de dormir, 500 catres y 10 tiendas de campaña para ser distribuidos a los refugiados llegados a esos países.

Con la coordinación de Latter-day Saint Charities, los suministros de ayuda se distribuyeron a través de varias organizaciones no gubernamentales u ONG que ya estaban en el terreno, en particular la Orden de Malta y la Cruz Roja en Hungría y el Servicio Jesuita a Refugiados en Rumania.

En Polonia, alrededor de 200 miembros de cinco ramas en ese país se han acercado entre sí y con no miembros y amigos, lo que resultó en la oferta de 140 camas para personas necesitadas, 86 solo en la ciudad de Cracovia.

Uno de los ocupantes de esas camas es una mujer que no es miembro de la Iglesia y está embarazada de ocho meses. Su esposo, miembro de la Iglesia, todavía está en su país de origen.

Se espera que Polonia sea la nación europea que verá la mayor afluencia de refugiados provenientes de las áreas afectadas.

En Praga, República Checa, el personal y los estudiantes de la Academia Cumorah, una fundación sin fines de lucro designada como Centro de Alcance Comunitario de la Iglesia, está recibiendo refugiados y proporcionando un lugar temporal para vivir. Más de una docena han comenzado a quedarse allí, con planes de acomodar a otros 20 en los próximos días.

Fuente: TheChurchNews


Comparte mediante los botones y comenta con Facebook más abajo

Hernán Felipe Toledo

MBA, Ingeniero, viajero, creador de comunidades y amante de difundir inspiración. Actualmente sirve en una Presidencia de Estaca.

Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto